Archivo | mayo, 2020

El Diablo está en los Detalles: La Inerrancia Bíblica & la Controversia de Licona | Al Mohler

18 May

Mohler - Licona

14 de Septiembre de 2011

La afirmación de la inerrancia bíblica es nada más y nada menos que la afirmación de la veracidad y confiabilidad total de la Biblia. La afirmación de la inerrancia de la Biblia, que la Biblia está “libre de toda falsedad o error,” es una protección esencial para la autoridad de la Biblia como la misma Palabra de Dios en forma escrita. La razón para esto debe ser clara: afirmar cualquier cosa que no sea inerrancia es permitir que la Biblia contenga falsedades o errores.

Lamentablemente, el tema de la inerrancia bíblica ha sido y sigue siendo un tema de cierta controversia dentro del evangelicalismo. Para abordar esta crisis, un grupo de líderes evangélicos se reunió en Chicago en 1978 bajo los auspicios del Consejo Internacional de Inerrancia Bíblica para adoptar lo que se conoció como La Declaración de Chicago sobre Inerrancia Bíblica.

Las palabras iniciales de esa declaración establecen claramente el problema:

La autoridad de las Escrituras es un tema clave para la Iglesia cristiana en esta y en todas las épocas. Aquellos que profesan fe en Jesucristo como Señor y Salvador están llamados a mostrar la realidad de su discipulado obedeciendo humildemente y fielmente la Palabra escrita de Dios. Alejarse de las Escrituras en fe o conducta es deslealtad a nuestro Maestro. El reconocimiento de la verdad total y la confiabilidad de la Sagrada Escritura es esencial para comprender y confesar adecuadamente su autoridad.

Quienes afirman la inerrancia bíblica entienden que esta afirmación es esencial, no solo para la cuestión de la perfección de la Biblia como la Palabra de Dios, sino también para la cuestión de la coherencia evangélica. Por lo tanto, la Sociedad Teológica Evangélica requiere una afirmación de la inerrancia para la membresía, y ha adoptado la Declaración de Chicago como la definición guía de ese requisito.

La cuestión de la inerrancia bíblica ha surgido recientemente en relación con un libro escrito por Michael R. Licona y publicado por InterVarsity Press (en español por Publicaciones Kerigma) el año pasado. Licona es un conocido apologista evangélico que se desempeñó como profesor investigador del Nuevo Testamento en el Seminario Evangélico del Sur en Charlotte, Carolina del Norte, y, hasta hace poco, como empleado de la Junta de Misiones de América del Norte de la Convención Bautista del Sur, con sede en Atlanta.

El libro de Licona en cuestión, La Resurrección de Jesús: Un Nuevo Acercamiento Historiográfico, es a la vez masivo e importante. Además, prácticamente no tiene precedentes en términos de erudición evangélica. El volumen de 700 páginas es nada menos que una defensa magistral de la historicidad de la resurrección corporal de Jesucristo de los muertos. Licona es un erudito talentoso que ha hecho lo que otros eruditos evangélicos aún no han hecho: ha entrado directamente en la arena de la investigación historiográfica moderna para luchar exhaustivamente contra aquellos que rechazan la naturaleza histórica de la resurrección de Cristo de los muertos.

Y Licona lo hace con notable habilidad y gran erudición. También escribe con una honestidad intelectual encomiable y bastante transparente. Este es un erudito muy serio que presenta un caso muy serio en favor del hecho de que Jesús fue resucitado de la muerte, y que este evento está históricamente documentado y accesible para el historiador moderno.

Cuando Licona afirma la resurrección como un hecho histórico, utiliza la definición de Richard Evans, quien ha argumentado que un hecho histórico es “algo que sucedió y que los historiadores intentan ‘descubrir’ a través de procedimientos de verificación.” Licona niega que la historia de la resurrección sea inaccesible para el historiador moderno, y afirma con confianza el hecho de que los historiadores que niegan la naturaleza histórica de la resurrección simplemente están operando desde su propia preconcepción ideológica de que tales cosas simplemente no suceden.

Al presentar su caso, Licona demuestra su conocimiento de la historiografía moderna, la filosofía de la historia y el trabajo de los historiadores modernos. Enfrenta los argumentos contra la historicidad de la resurrección presentados por eruditos que van desde Bart Ehrman y Gerd Ludemann hasta John Dominic Crossan.

Al enfrentarse a Crossan, Licona documenta la negación directa de Crossan de que la resurrección puede ser un evento histórico. Crossan opera desde una cosmovisión naturalista que impide creer en algo sobrenatural, como la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. Crossan, un veterano del infame “Seminario de Jesús” que trató de eliminar todos los elementos sobrenaturales del Nuevo Testamento, afirma que el cuerpo de Jesús permaneció en la tumba, donde se descompuso y finalmente fue consumido por carroñeros.

Licona ofrece una refutación poderosa a Crossan, demostrando, en primer lugar, que Crossan opera desde una visión del mundo que simplemente niega que pueda ocurrir una resurrección. Licona toma los argumentos de Crossan y, uno por uno, los responde de manera convincente. En el transcurso, documenta los propios compromisos ideológicos anti-sobrenaturales de Crossan y su uso de la psicohistoria para explicar la experiencia de los discípulos.

Pero, incluso mientras Licona analiza los argumentos en contra de la resurrección de Jesús como un hecho histórico, él hace su propio argumento impactante y desastroso. Al escribir sobre Mateo 27:51-54, Licona sugiere que encuentra material que no debe entenderse como un hecho histórico.

El texto lee:

Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios. [Mateo 27:51-54]

El tema de mayor preocupación con respecto al argumento de Licona es cómo trata el informe de Mateo de que “muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.”

Anteriormente en su libro, Licona había sugerido que parte del material bíblico podría ser “lenguaje poético o leyenda en ciertos puntos,” mencionando específicamente Mateo 27:51-54 como ejemplo.

Esa declaración es profundamente preocupante, pero cuando dirige toda su atención a Mateo 27:51-54, su argumento empeora. Se refiere a “ese pequeño texto extraño en Mateo 27:52-53, en el que después de la muerte de Jesús los santos muertos son resucitados y caminan hacia la ciudad de Jerusalén.”

Licona luego se refiere a varios paralelos clásicos en la literatura antigua y al uso del lenguaje apocalíptico en la Biblia y, después de su estudio histórico, afirma: “me parece que una comprensión del lenguaje en Mateo 27:52-53 como ‘efectos especiales’ con textos y pensamiento escatológicos judíos en mente es muy plausible.”

¿Efectos especiales? Licona luego escribe:

“Hay más apoyo para esta interpretación. Si las tumbas se abrieron y los santos que fueron resucitados con la muerte de Jesús no fueron lo suficientemente extraños, Mateo añade que no salieron de sus tumbas hasta después de la resurrección de Jesús. ¿Qué estaban haciendo entre el viernes por la tarde y el domingo temprano por la mañana? ¿Estaban de pie en las ahora abiertas puertas de sus tumbas y esperando?” (pág. 430).

Este es un argumento muy preocupante. En primer lugar, si alguna vez aceptamos el hecho de que debemos explicar lo que alguien en la Biblia estaba haciendo cuando la Biblia no nos dice, entramos en una trampa de catástrofe interpretativa. Somos responsables de lo que la Biblia nos dice, no de lo que no dice.

Licona finalmente escribe: “Parece mejor considerar este difícil texto en Mateo como un dispositivo poético añadido para comunicar que el Hijo de Dios había muerto y que el juicio inminente esperaba a Israel.”

Incluso parece encontrarse atrapado en este punto, admitiendo que si la resurrección de estos santos, junto con otros fenómenos reportados por Mateo, es un dispositivo poético, “podemos preguntarnos con razón si la resurrección de Jesús no es más de lo mismo.”

Esta es exactamente la pregunta correcta, y las respuestas propuestas por Licona a su propia pregunta son decepcionantes en extremo. En su tratamiento de este pasaje, Licona ha entregado a los enemigos de la resurrección de Jesucristo un arma poderosa, la concesión de que parte del material relatado por Mateo en el mismo capítulo en el que informa que la resurrección de Cristo simplemente no sucedió y debe entenderse simplemente como “dispositivo poético” y “efectos especiales.”

El verano pasado, el filósofo evangélico Norman Geisler dirigió dos cartas abiertas a Michael Licona, acusándolo de violar la inerrancia de las Escrituras en su argumento sobre Mateo 27:52-53. Licona, argumentó Geisler, “deshistorizó” el texto bíblico. Como Geisler dejó en claro, esto fue una violación directa de la inerrancia bíblica. El enfoque de Licona sobre este texto, argumentó Geisler, “socavaría la ortodoxia al deshistorizar muchos pasajes cruciales de la Biblia.”

Geisler pidió a Michael Licona que cambie su posición sobre este texto y lo afirme como un hecho histórico sin reservas. Pero Geisler, miembro de la Sociedad Teológica Evangélica (ETS en inglés) durante muchos años, hizo otro punto muy importante. Le recordó a Licona que tales argumentos se habían encontrado antes dentro de la ETS y que habían llevado a la expulsión de un miembro.

Sorprendentemente, el tema de esa controversia también se centró en el Evangelio de Mateo. El erudito del Nuevo Testamento Robert Gundry había escrito Matthew: A Commentary on His Literary and Theological Art  (Mateo: Un Comentario sobre su Arte Literario y Teológico), publicado en 1982. En ese volumen, Gundry había argumentado que Mateo estaba usando la forma literaria midrash y que por lo tanto había combinado material tanto histórico como no-histórico en su Evangelio para hacer sus propios puntos teológicos. Gundry había escrito que los lectores de Mateo no deberían operar bajo el supuesto “que el estilo narrativo en la Biblia siempre implica que se está escribiendo historia.” Gundry propuso que Mateo cambió y agregó libremente detalles en su narrativa de la infancia de Cristo para adaptarse a su propósito teológico.

Los académicos, incluidos D. A. Carson y Darrell Bock, argumentaron, en respuesta, que Mateo no estaba escribiendo midrash y que sus primeros lectores nunca habrían asumido que lo había hecho. Los académicos también notaron que el enfoque de Gundry era doctrinalmente desastroso. Gundry había argumentado que Mateo “editó la historia del bautismo de Jesús para enfatizar la Trinidad.” Por lo tanto, Mateo no informaba verdaderamente lo que había sucedido en términos de hechos históricos, sino lo que quería informar para cumplir su propósito teológico. Gundry había sugerido que Mateo cambió la narrativa de la infancia de Lucas al convertir a los pastores en magos y al pesebre en una casa. Como un erudito evangélico replicó: “Para Gundry, entonces, la casa inexistente era donde las personas inexistentes llamadas Magos encontraron a Jesús en la ocasión de su visita inexistente a Belén.”

En 1983, la Sociedad Teológica Evangélica votó para solicitar que Robert Gundry renunciara a su membresía. Los argumentos para su expulsión del ETS son exactamente aquellos que ahora son directamente relevantes para el argumento que Michael Licona hace sobre Mateo 27:51-54. Las sugerencias de que estos eventos informados por Mateo son “efectos especiales” y un “dispositivo poético” son exactamente el tipo de deshistorización que llevó a la eliminación de Gundry del ETS. El argumento de Gundry sobre el uso de midrash por parte de Mateo es prácticamente paralelo al argumento de Licona de referencias clásicas y fuentes apocalípticas judías.

La Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica declara explícitamente que estos enfoques son incompatibles con la afirmación de que la Biblia es inerrante. Hay muchas razones dentro del texto para creer que Mateo tiene la intención de informar hechos históricos. Mateo 27:51-54 está en el corazón mismo del informe de Mateo sobre la resurrección de Cristo como un hecho histórico. La deshistorización de este texto es nefasta e inconsistente con la afirmación de la inerrancia bíblica.

El Artículo XVIII de la Declaración de Chicago hace este punto con precisión: “Afirmamos que el texto de las Escrituras debe interpretarse por la exégesis gramática histórica, teniendo en cuenta sus formas y recursos literarios, y que las Escrituras deben ser usadas para interpretar cualquier parte de sí mismas. Rechazamos la legitimidad de cualquier tratamiento del texto de las Escrituras, o de la búsqueda de fuentes que puedan llevar a que sus enseñanzas se consideren relativas y no históricas, descartándolas o rechazando su declaración de autoría.” Además, la Declaración de Chicago requiere que “la historia debe ser tratada como historia.”

En una respuesta a Norman Geisler, Michael Licona declaró su afirmación de inerrancia pero no retiró sus argumentos sobre Mateo 27:51-54. De hecho, no hizo referencia a los “efectos especiales,” pero dijo que su posición había sido que el texto debería interpretarse como “imágenes apocalípticas.” También declaró: “Al escribir mi libro, siempre consideré la totalidad de Mateo 27 como una narración histórica que contiene alusiones apocalípticas.”

Pero, ¿qué puede significar esto realmente? En su libro, él claramente argumenta que la resurrección de los santos no debe ser tomada como un hecho histórico, sin dejar otra opción que entender que Licona entiende al menos algunas de las “alusiones apocalípticas” que él ve en Mateo 27 como algo más que histórico en esencia. Por lo tanto, “la totalidad” de Mateo 27 no debe tomarse como una narrativa histórica coherente en absoluto.

Licona también escribió: “La investigación adicional durante el último año en la literatura grecorromana me ha llevado a reexaminar la posición que tomé en mi libro. Aunque la investigación adicional ciertamente permanece, en este momento estoy igualmente inclinado a entender la narrativa de los santos resucitados en Mateo 27 como un informe de un hecho real (es decir, literal) ya que lo veo como un símbolo apocalíptico. También puede ser un informe de un evento real descrito parcialmente en términos apocalípticos. Estaré encantado de revisar la sección relevante en una futura edición de mi libro.”

Esto apenas resuelve el problema. De hecho, la única concesión real de Licona aquí es permitir que el informe de Mateo de los santos resucitados sea tan probable como su argumento publicado anteriormente. Eso no es una retracción. Además, dice que su ligero cambio de opinión sobre el tema se produjo después de una investigación en la literatura grecorromana. Como la Declaración de Chicago nos recomendaría preguntar: ¿Qué podría uno encontrar en la literatura grecorromana que valide o invalide el estatus de este informe como un hecho histórico?

Hay una diferencia crucial entre los casos de Robert Gundry y Michael Licona. Gundry había escrito un comentario importante sobre Mateo que demostró a través de su enfoque a Mateo como midrash y su argumento de que Mateo estaba cambiando hechos históricos para adaptarse a su agenda teológica. Michael Licona ha escrito una defensa masiva de la historicidad de la resurrección de Jesús de entre los muertos. Su tratamiento de Mateo 27:51-54 es manifiestamente inconsistente con su defensa magistral de la resurrección como historia y de Mateo como un fiel cronista de este hecho histórico central.

Solo podemos esperar que Michael Licona resuelva esta inconsistencia afirmando sin reservas el estatus como hecho histórico de todo lo que Mateo informa en el capítulo 27 y todo lo que el Nuevo Testamento presenta como narración histórica. Necesita repensar la pregunta que se hizo en su libro: “Si algunos o todos los fenómenos reportados en la muerte de Jesús son dispositivos poéticos, podemos preguntarnos con razón si la resurrección de Jesús no es más de lo mismo.”

En su libro, hizo exactamente la pregunta correcta, pero luego dio la respuesta incorrecta. Todos debemos esperar que se haga esa pregunta nuevamente y responda de una manera que afirme sin reservas que todo el informe de Mateo es histórico. Si no, Licona no solo ha violado la inerrancia de las Escrituras, sino que ha hecho un gran agujero en su propia defensa magistral de la resurrección.

No es suficiente afirmar la inerrancia bíblica en principio. El diablo, como dicen, está en los detalles. Eso es lo que hace que la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica sea tan indispensable y que esta controversia sobre el libro de Licona sea tan urgente. No es suficiente afirmar la inerrancia bíblica en términos generales. La integridad de esta afirmación depende de la afirmación de inerrancia en todos los sentidos detallados.

Michael Licona es un defensor talentoso y valiente de la fe cristiana y un valiente apologista de la verdad cristiana. Nuestra esperanza compartida debe ser que él ofrecerá una corrección completa sobre esta cuestión crucial de la veracidad y confiabilidad de la Biblia. Oraré por él con el pleno conocimiento de que he sido alguien que ha sido beneficiado y ayudado por la corrección necesaria. Dejar su argumento donde está ahora no solo disminuirá la influencia de Michael Licona, sino que también presentará a quienes afirman la inerrancia de la Biblia con otra prueba de resolución.

——————–♦——————–

Fuente: https://albertmohler.com/2011/09/14/the-devil-is-in-the-details-biblical-inerrancy-and-the-licona-controversy/

Recursos Recomendados:

El Pastor y la Inerrancia Bíblica: https://amzn.to/2YPPkdA

Declaración de Chicago de la Inerrancia Bíblica – Comentario de R. C. Sproul: https://amzn.to/2WBbjC8

Nota: Si prefieres escuchar el artículo, con una breve introducción, puedes hacerlo aquí: https://bit.ly/3fZjlNZ