¿ESTÁS LISTO? | J. C. Ryle

1 Ene

Te hago una pregunta simple al comienzo de un nuevo año: ¿Estás listo?
Es algo solemne el separarse del viejo año. Es algo aún más solemne comenzar uno nuevo. Es como entrar en un corredor oscuro: no sabemos lo que podemos encontrar antes del final.

Todo lo que tenemos ante nosotros es incierto: no sabemos lo que puede pasar en un día, mucho menos lo que puede suceder en un año.

Tú que lees, ¿estás listo?

¿Estás listo para la enfermedad? No puedes esperar estar bien siempre. Tienes un cuerpo que ha sido hecho asombrosa y maravillosamente: es horrible pensar cuántas enfermedades pueden atacarlo.

“¡Es extraño que un arpa de mil cuerdas se mantenga afinada tanto tiempo!”

El dolor y la debilidad son una prueba difícil. Pueden doblegar al hombre mast fuerte y hacerlo como un niño. Pueden abatir el temperamento y agotar la paciencia, y hacer llorar a los hombres por la mañana, “Dios, si fuera de noche,” y por la noche, “Dios, si fuera de mañana.”

Todo esto puede suceder este mismo año.

Tu facultad para razonar puede hacerse pedazos, tus sentidos pueden disminuirse, tus nervios pueden debilitarse: aún el saltamontes puede convertirse en un motivo de frustración.

Tú que lees, si la enfermedad te afecta, ¿estás listo?

¿Estás listo para la aflicción? “El hombre,” dice la Escritura, “nace para sufrir.” Este testimonio es verdadero. Se te puede quitar tu propiedad, tus riquezas pueden formar alas y huir, tus amigos pueden fallarte, tus hijos pueden decepcionarte, tus empleados pueden engañarte; tu carácter puede ser asaltado, tu conducta puede estar tergiversada: problemas, molestias, vejaciones, ansiedades pueden rodearte por todos lados, como una hueste de hombres armados; ola tras ola puede estallar sobre tu cabeza; puedes sentirte desgastado y preocupado, y aplastado hasta el polvo.

Tú que lees, si la aflicción viene sobre ti, ¿estás listo?

¿Estás listo para los duelos? Sin duda hay personas en el mundo que amas. Hay aquellos cuyos nombres están grabados en tu corazón, y alrededor de los cuales están entrelazados tus afectos: hay aquellos que son la luz de tus ojos y la luz del sol de tu existencia. Pero todos son mortales: cualquiera de ellos puede morir este año. Antes de que las margaritas florezcan nuevamente, cualquiera de ellos puede estar tendido en la tumba. Tu Raquel puede ser enterrada, tu José puede ser arrebatado de ti, tu ídolo más querido puede quebrarse: las lágrimas amargas y el luto profundo pueden ser tu porción. Antes de diciembre puedes sentirte terriblemente solo.

Tú que lees, si el duelo viene sobre ti, ¿estás listo?

¿Estás listo para la muerte? Debe venir algún día: puede venir este año. No puedes vivir para siempre. Este mismo año puede ser tu último. No tienes propiedad vitalicia en este mundo, no tienes ni un contrato de alquiler: no eres nada más que un inquilino a voluntad de Dios.

Tu última enfermedad puede venir sobre ti, y avisarte que es tiempo de irte. El médico puede visitarte y decirte que no hay nada que pueda hacer por ti, tus amigos pueden sentarse junto a tu cama y verte lucir más y más grave cada día: puedes sentir que tu propia fuerza se pierde gradualmente y encontrar algo dentro de ti que dice: “No bajaré de esta cama, sino para morir.”

Es posible que veas el mundo deslizarse debajo de tus pies, y todos tus proyectos y planes se detengan de repente. Puedes sentirte acercándote al ataúd, a la tumba, al gusano, a un mundo invisible, a la eternidad y a Dios.

Tú que lees, si la muerte te llega, ¿estás listo? ¿Estás listo para la segunda venida de Cristo?

Él vendrá nuevamente a este mundo algún día. Así como vino la primera vez, hace 1800 años, de seguro vendrá por segunda vez. Él vendrá a recompensar a todos sus santos, quienes han creído en él y lo confesaron en la tierra. Él vendrá a castigar a todos sus enemigos, los negligentes, los impíos, los impenitentes y los incrédulos. Él vendrá muy repentinamente, a una hora cuando nadie piensa: como un ladrón en la noche. Él vendrá en majestad terrible, en la gloria de su Padre, con los santos ángeles.

Un fuego llameante irá delante de él. Los muertos serán resucitados, el juicio será establecido, los libros serán abiertos. Algunos serán exaltados al cielo: muchos, muchos, serán arrojados al infierno. El tiempo para el arrepentimiento habrá pasado. Muchos clamarán: “¡Señor, Señor, ábrenos!” pero encontrarán la puerta de la misericordia cerrada para siempre. Después de esto no habrá cambios.

Tú que lees, si Cristo viniera por segunda vez este año, ¿estás listo?

¡Oh tú que lees, estas son preguntas solemnes! Deberían hacer que te examines a ti mismo. Deberían hacerte pensar. Sería terrible ser tomado por sorpresa. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!

¿Pero debo dejarte aquí? No lo haré. ¿Debo plantear que se examine el corazón sin presentar el camino de la vida? No lo haré. Escúchame por unos momentos, mientras trato de mostrarte al hombre que está listo.

El hombre que está listo tiene un Salvador listo. Él tiene a Jesús siempre listo para ayudarlo. Vive la vida de fe en el Hijo de Dios. Descubrió su propia pecaminosidad y huyó a Cristo por paz. Ha comprometido su alma y todas sus preocupaciones a la custodia de Cristo. Si tiene amargas copas de aflicción para beber, sabe que se mezclan con la mano que fue clavada en la cruz por sus pecados.

Si es llamado a morir, sabe que la tumba es el lugar donde yació el Señor. Si a quienes ama son quitados de él, recuerda que Jesús es un amigo más cercano que un hermano y un esposo que nunca muere.

Si el Señor vuelve, él sabe que no tiene nada que temer. El Juez de todos será ese mismo Jesús que ha lavado sus pecados. Feliz es aquel hombre que puede decir, con Ezequías, “El Señor me salvará” (Isaías 38:20).

El que está listo tiene un corazón listo. Ha nacido de nuevo y ha sido renovado en el espíritu de su mente. El Espíritu Santo le ha mostrado el verdadero valor de todo lo que está aquí abajo, y le enseñó a expresar su afecto en las cosas de arriba. El Espíritu Santo le ha mostrado sus propios desiertos y le hizo sentir que debería estar agradecido por todo; y satisfecho con cualquier condición.

Si la aflicción se apodera de él, su corazón susurra: “Debe haber una necesidad. Merezco corrección. Tiene el propósito de enseñarme una lección útil.” Si la aflicción viene sobre él, su corazón le recuerda que el Señor dio y que el Señor debe quitar, siempre que lo crea conveniente.

Si la muerte se acerca, su corazón dice: “Mis tiempos están en tu mano: como quieras, cuando quieras y donde quieras.” Si el Señor viniera, su corazón lloraría: “Este es el día por el que he orado por mucho tiempo: por fin el reino de Dios ha llegado.”

Bienaventurado el que tiene un corazón listo.

El que está listo tiene un hogar listo para él en el cielo. El Señor Jesucristo le ha dicho que se ha ido “para prepararle un lugar.” Una casa no hecha con manos, eterna en los cielos, lo espera. Todavía no ha llegado a su herencia completa: sus mejores cosas están por venir.

Él puede soportar la enfermedad, porque dentro de poco tiempo él tendrá un cuerpo glorioso.

Puede soportar pérdidas y cruces, porque sus tesoros más selectos están mucho más allá del alcance del daño. Puede soportar decepciones, porque las fuentes de su mayor felicidad nunca pueden secarse. Puede pensar con calma sobre la muerte: le abrirá una puerta desde la cámara baja hasta la cámara superior, incluso a la presencia del Rey. Él es inmortal hasta que su trabajo esté terminado. Él puede esperar la venida del Señor sin alarmarse. Él sabe que los que estén listos entrarán con él a la cena de las bodas del Cordero. Feliz es aquel hombre cuyo alojamiento está preparado para él en el reino de Cristo.

Tú que lees, ¿sabes algo de lo que acabo de hablar? ¿Conoces algo de un Salvador listo, un corazón listo y un hogar listo en el cielo?

Examínate honestamente. ¿Cómo evalúas tu situación?

¡Oh, sé misericordioso con tu propia alma! Ten compasión de esa parte inmortal de ti. No descuides su interés, por el mero hecho de objetos mundanos. Los negocios, el placer, el dinero, la política, pronto se acabarán para siempre. No te niegues a considerar la pregunta que te hago: ¿ESTÁS LISTO? ¿ESTÁS LISTO?

Tú que lees, si no estás listo, te ruego que te prepares sin demora. Te digo, en el nombre del Señor Jesucristo, que todas las cosas están listas de parte de Dios para tu salvación. El Padre está listo para recibirte, el Señor Jesús está listo para lavar tus pecados, el Espíritu está listo para renovarte y santificarte, los ángeles están listos para regocijarse por ti, los santos están listos para extenderte la mano derecha. Oh, ¿por qué no estar listo este mismo año?

Tú que lees, si tienes razones para esperar que estás listo, te aconsejo que te asegures.

Camina más cerca con Dios, acércate a Cristo, busca intercambiar esperanza por seguridad. Procura sentir el testimonio del Espíritu más cercano y claramente cada año.
Despójate de todo peso y del pecado que tan fácilmente te asedia.

Prosigue hacia la meta con mayor seriedad.

Pelea una mejor pelea, y disputa una mejor guerra cada año que vivas. Ora más, – lee más, -mortifícate más, – ama más a los hermanos. ¡Oh, que puedas esforzarte para crecer en gracia cada año, para que tus últimas cosas sean mucho más que las primeras, y el final de tu recorrido cristiano sea mucho mejor que al principio!

*******************************************Ryle Estas Listo

Puedes leer el sermón original en inglés aquí: https://bit.ly/2u44TAM

A %d blogueros les gusta esto: