Los Cristianos, la Conciencia y las Elecciones que se Avecinan en 2020

30 Oct

26 de Octubre, 2020

Al Mohler

Samuel Johnson una vez bromeó que cuando un hombre sabe que va a enfrentar la horca, “concentra su mente maravillosamente.” La misma concentración de mente a menudo viene con los últimos días de una elección. Este ciclo electoral no es una excepción. Las campañas ahora pasan a sus estrategias finales y los candidatos hacen cualquier discurso persuasivo final que se pueda hacer. En este insólito año, más de 50 millones de estadounidenses ya han votado.

El presidente Donald J. Trump y el ex vicepresidente Joe Biden ya son muy conocidos por el pueblo estadounidense. Donald Trump se hizo conocido a través de décadas de autopromoción hiperactiva y negocios, y ahora casi cuatro años tumultuosos en la Casa Blanca, mientras que Joe Biden es conocido por su carrera de más de cuatro décadas ocupando cargos públicos. Después de haberse postulado para presidente en 1988 y 2008, Biden quería postularse para la nominación del Partido Demócrata en 2016, pero carecía del apoyo adecuado. Él está de vuelta y, si es elegido, sería el individuo más longevo jamás elegido Presidente de los Estados Unidos. Ambos candidatos son mayores de 70 años. Eso hace que la vicepresidencia sea aún más importante. No tengo que parpadear al decidir entre la perspectiva de un presidente Mike Pence contra una presidenta Kamala Harris.

Sabemos quiénes son Donald Trump y Joe Biden, cómo se comportan, la forma de su auto-presentación y el fondo de sus políticas. El acto de votación está ante nosotros, y para muchos de nosotros ya ha terminado. ¿Qué opinan los cristianos de todo esto?

Trataré de resumir cómo veo los asuntos, haciendo todo lo posible para pensar y actuar de acuerdo con mis propias convicciones cristianas y cosmovisión.

Está la cuestión del carácter. He tenido que luchar con esto a través de medio siglo de compromiso político. En el caso de Donald Trump, la realidad es que es tristemente deficiente en muchas de las cuestiones más cruciales de carácter y virtud moral. Se ha jactado de muchos de sus vicios, ha escrito libros promocionándolos y ha dado un completo desahogo a algunos de los instintos más básicos del cuerpo político. Parece estar estimulado por un impulso narcisista que anula casi todas las oportunidades de demostrar virtudes morales en público. Ha estado casado con tres mujeres y se ha jactado de la infidelidad. Es divisivo, arrogante, mordaz y a veces cruel.

Joe Biden es generalmente más calmado en temperamento, y, al igual que Trump, también es conocido por los estadounidenses. Biden es la esencia de un político de carrera. Ha sobrevivido tanto tiempo por ser parte del sistema, incluyendo años de servicio en el Partido Demócrata como senador y vicepresidente. Sus principios han sido… flexibles… pero ha servido a su partido obedientemente. Su compromiso con una dirección liberal del país ha sido claro, aunque a veces fue calculado. Como presidente del Comité Judicial del Senado, supervisó personalmente la destrucción del juez Robert Bork en las audiencias de confirmación de la Corte Suprema. Tuvo que abandonar la carrera de 1988 por la nominación demócrata cuando fue sorprendido contando las historias de otra persona como suyas. Parece haber tenido repetidamente problemas para decir la verdad y se somete al ala izquierdista en ascenso de su propio partido mientras afirma ser un moderado. Más importante aún, es un entusiasta defensor de muchas de las políticas más miserables que amenazan la supervivencia moral de nuestra nación.

Si tuviera que elegir a un vecino, sin duda elegiría a Biden. Biden siempre estaría listo para comerse una hamburguesa con sus amigos, y siempre estaría listo para entretener con una historia, ya sea que la historia sea verdadera o no. Biden parece pensar que son verídicas en ese momento. No elegiría a Donald Trump como vecino. No me gusta el alboroto. Prefiero un barrio tranquilo.

Pero no voy a votar por quién será mi vecino, voy a votar por quién será el Presidente de los Estados Unidos.

Soy cristiano, bautista por convicción. Soy un teólogo cristiano que ha abordado temas de política pública, teoría política, historia y análisis cultural durante décadas. Estoy sólidamente dentro de la tradición agustina, y por lo tanto veo la política y la cultura como un algo temporal, pero sin embargo muy real para los seres humanos y las comunidades que construimos. Creo que la dignidad humana y los derechos humanos se basan en las verdades trascendentes de Dios, que es la fuente de todo ser y verdad. Me aferro al evangelio de Jesucristo y a las verdades salvadoras de la gracia redentora, pero también estoy agradecido por la gracia común por la cual toda la humanidad, formada a imagen de Dios, es responsable de las verdades universales incrustadas por el Creador en su creación, incluidos los bienes del matrimonio y la familia y la comunidad y la economía y la cultura. Creo que negar estas verdades universales es destructivo para la civilización.

Creo que, en un mundo caído, toda política es una mezcla de bien y mal, todas las ganancias políticas son parciales, y lo perfecto es, a menudo trágicamente, el enemigo del bien. Como cristiano, creo que el amor debe ser la motivación que anima la acción política, pero entiendo que el amor tal como se revela en las Escrituras se manifiesta en acciones concretas que se miden en un efecto moral. En otras palabras, el amor no es simplemente un estado de ánimo o una emoción. El amor conduce a políticas que tienen buenos efectos morales, no necesariamente a acciones que se ganan el aplauso del mundo.

Por lo tanto, también soy un conservador clásico en la tradición occidental. Estoy firmemente en la tradición de Edmund Burke, afirmando las responsabilidades reales pero limitadas del gobierno, la importancia del Estado de derecho, la defensa clásica de la libertad, la importancia vital de las asociaciones libres y la necesaria alineación del gobierno humano con la naturaleza humana.

En la estructura de la política partidista en los Estados Unidos durante mi vida adulta, me he identificado abiertamente con el Partido Republicano. Trabajé como voluntario adolescente en la campaña presidencial de Ronald Reagan en 1976 y, habiendo alcanzado la edad para votar, mi primer voto fue para Reagan en 1980. Para ese año, la división en la nación sobre las principales cuestiones morales —y el aborto con mayor urgencia— era evidente en la división entre los dos principales partidos políticos. El Partido Demócrata se convirtió en el partido que defendía los derechos del aborto y el Partido Republicano se convirtió en el partido que se oponía a los derechos del aborto. Con el tiempo, la división se ha vuelto aún más dramática. En 2016, el Partido Demócrata había eliminado toda oposición significativa a los derechos incondicionales del aborto y exigió que los contribuyentes fueran forzados a pagar por el aborto. El Partido Republicano definió el aborto como el asesinato de un ser humano por nacer y pidió una afirmación de la santidad de la vida humana. He trabajado estrechamente con las administraciones republicanas en políticas y objetivos legislativos. No siempre he estado satisfecho, pero nunca dudé sobre qué partido defendería la vida por nacer y cuál abrazaría la Cultura de la Muerte.

No voté por Donald Trump en 2016. Sentí rechazo por su carácter y fui incapaz de verlo como un conservador, no voté por ninguno de los candidatos de los partidos principales. Hice un voto simbólico. Tenía que esperar que Hillary Clinton no fuera elegida presidenta, pero eso parecía casi definitivo. Como sabemos ahora, no fue elegida. Después de haber argumentado en voz alta por la renuncia del presidente Bill Clinton en la televisión nacional muchas veces a raíz del caso de Mónica Lewinsky, sentí que no podía votar por Donald Trump sin hipocresía. Incluso fui tan lejos como para decir que si votara por Donald Trump tendría que disculparme con Bill Clinton.

Bueno, voy a votar por Donald Trump en 2020 y no voy a pedir disculpas a Bill Clinton. Me disculpo, pero mi disculpa es por hacer una declaración tonta que no aguantó la prueba del tiempo. No voy a disculparme con Bill Clinton, quien es culpable de haber profanado la presidencia por su grosera inmoralidad sexual mientras estaba en el cargo. Sigo creyendo en la necesidad de carácter para los cargos públicos, pero he tenido que pensar más profundamente en cómo se evalúa el carácter en un contexto histórico.

Cuando se trataba de Donald Trump en 2016, tomé nota de sus promesas pro-vida, especialmente con referencia a los tribunales federales que culminaron en la Corte Suprema. Como cristiano conservador, he vivido décadas de frustración y angustia a medida que el máximo tribunal de la nación se fue transformando en una súper legislatura que inventó “derechos” recién declarados a expensas de la dignidad humana y la libertad ordenada. Pero dudé de que Donald Trump quisiera cumplir sus promesas. Me equivoqué. Como le dije al New Yorker en un artículo que se acaba de publicar, “En realidad hizo lo que dijo que haría,” y agregué: “Es lo más extraño.”

Es lo más extraño. El candidato que había estado a favor del aborto se convirtió en pro-vida. No tengo los medios para leer el corazón de Donald Trump sobre este tema, pero puedo evaluar fácilmente sus acciones. En términos de acción presidencial, Donald Trump ha sido el presidente pro-vida más eficaz y consecuente de la era moderna. Además, tanto en las acciones ejecutivas como en los nombramientos judiciales, el presidente Trump ha ido mucho más allá de lo que habría sido políticamente necesario para asegurar su base. Ha reforzado su lugar en la historia y ha desafiado la tentación de acomodarse y ha dado a los estadounidenses pro-vida más que cualquier otro presidente. En abril, dije en público lo que estaba implícito en mis comentarios y acciones desde enero de 2017— votaría por Donald Trump en 2020. Y ya lo he hecho. Espero sinceramente que Donald Trump, y no Joe Biden, sea elegido presidente de los Estados Unidos el 3 de noviembre.

Sólo considere el hecho de que una administración Biden-Harris sería, por cualquier relato honesto, la fuerza política más pro-aborto en la historia de Estados Unidos. Biden, que una vez se jactó de apoyar la Enmienda Hyde durante décadas, la abandonó a toda prisa a principios de este año cuando se requirió para obtener la nominación. Difícilmente un perfil de valentía. Biden ha intentado durante décadas seguir la línea de Mario Cuomo, Ted Kennedy y otros demócratas católicos, afirmando ser personalmente opuestos al aborto pero no estar dispuesto a “hacer cumplir” sus puntos de vista sobre la nación. Eso es una evasión patética en sí misma. Pero escuchen ahora a los principales demócratas y no encontrarán prácticamente a nadie que hable del aborto —la destrucción estratégica de la vida humana no nacida— como un mal moral. El Partido Demócrata es ahora tan pro-aborto (y sí, ese es el término correcto) que ha declarado oposición a cualquier restricción al aborto y exige que los contribuyentes financien el aborto. Dirigido por gobernadores demócratas, estados como Nueva York e Illinois han adoptado una nueva legislación sobre el aborto que permite efectivamente el aborto hasta el momento del nacimiento. Los que niegan esta realidad son deshonestos. Los medios de comunicación convencionales son importantes para los demócratas, con columnas de “verificador de hechos” que afirman que los demócratas no apoyan el aborto, hasta el momento del nacimiento. Pero la verdad fácilmente confirmada es que el Partido Demócrata se opone a cualquier restricción al aborto, hasta el momento del nacimiento. El dogma del partido permitiría el aborto sin restricciones en el caso del diagnóstico del síndrome de Down, por razones de selección de sexo, o por cualquier otra razón, o sin ninguna razón declarada en absoluto. El Partido Demócrata está vinculado mano a mano con Planned Parenthood, que no sólo es el mayor proveedor de abortos de la nación, sino que también es el motor de la Cultura de la Muerte, y que fue desenmascarado por haber seleccionado a bebés no nacidos para la extracción estratégica de órganos y tejidos específicos.

Esto me desgarra el corazón como ningún otro problema. Estoy de acuerdo en que hay muchas otras cuestiones que presionan sobre la conciencia cristiana: cuestiones de política económica y asuntos exteriores y energía y la administración de la tierra. El dolor abrasador de la injusticia racial y el desenmarañamiento de nuestro tejido social exigen una respuesta y urgencia cristianas. Los cristianos deben estar preocupados por las cuestiones de la política de inmigración y los refugiados, y estas cuestiones desafían las simplificaciones de la cultura del slogan y el tweet.

Pero la dignidad humana y la santidad de la vida humana son verdades aún más básicas, y creo que no hay esperanza para defender la dignidad humana para todos si se niega en el vientre. Ser intelectualmente responsables es reconocer el conjunto de cuestiones a las que nos enfrentamos, pero la misma responsabilidad intelectual exige que sepamos qué preguntas son anteriores a los demás y de qué verdades depende toda la superestructura de la dignidad humana y los derechos humanos.

Estamos tentados a separar el carácter personal y las pólizas políticas como si se pudieran dividir limpiamente, pero el carácter es la política y la política es el carácter.

Permítame ser lo más claro posible: el comportamiento del presidente Trump en Twitter y sus comentarios divisivos y su comportamiento indigno de la presidencia son una vergüenza para mí. Constantemente. Su arrogancia y ego y su constante necesidad de adulación me llevan a la distracción. Pero el carácter es una extraña combinación de lo personal, de principios y de lo práctico. Permítame decirlo de otra manera: no puedo aceptar el argumento de que un hombre calmado que afirma el desmembramiento de bebés en el útero tiene un carácter superior a un hombre que despotrica como Genghis Khan pero actúa para preservar esa vida. En mi mundo ideal, votaría por un candidato en el que lo personal, lo relacionado a principios y lo práctico ganarían mi admiración. No vivo en ese mundo. Vivo en este mundo, y debo actuar en consecuencia.

En la protección de la libertad, la libertad religiosa es fundamental. El presidente Trump ha corregido muchas de las infracciones a la libertad religiosa causadas por los mandatos políticos de administraciones anteriores. Ha hecho de la libertad religiosa una prioridad estadounidense en el país y en el extranjero. Bajo su administración, el Departamento de Justicia y el Fiscal General han defendido la libertad religiosa. El presidente Trump incluso extendió la protección de la conciencia a aquellos cuyas cosmovisiones no son explícitamente religiosas.

Biden, por otro lado, ya ha indicado que inmediatamente volvería a poner en marcha el mandato de anticonceptivos de la Administración Obama, despojado de las protecciones de la libertad religiosa que el presidente Trump ha establecido. Las Hermanitas de los Pobres se encontrarán una vez más bajo gran presión, sus derechos de conciencia serán negados. No estarán solas. No serán las únicas. El Partido Demócrata también ha criticado otras formas de protección de la conciencia y negaría la libertad religiosa a los pasteleros, fotógrafos de bodas y farmacéuticos cristianos. Los cristianos en muchos campos médicos se enfrentarán a la reducción o eliminación de protecciones de conciencia relacionadas con el aborto. No son amenazas inactivas. El establecimiento legal del Partido Demócrata está deseoso de presionar estas agendas. El Sr. Biden ha dejado claro que nombraría jueces para seguir la ortodoxia del partido.

Además, en otro acto de cobardía impresionante, el ex vicepresidente se ha negado a responder si apoyaría o no los llamamientos a la ampliación de la Corte Suprema para permitir el nombramiento de jueces liberales adicionales. En realidad dijo lo que no recuerdo a ningún candidato presidencial diciendo en voz alta, que respondería a la pregunta sólo después de las elecciones. Finalmente dijo que nombraría una comisión especial para considerar tales opciones. Una vez más, cualquier persona cuerda sabe lo que está diciendo. Eventualmente abogará por la expansión de la Corte. Después de todo, es el ala izquierda de su partido, claramente en el ascenso, la que controlará el debate y el resultado.

Es probable que el frente principal de la controversia sobre la libertad religiosa esté relacionado con cuestiones LGBTQ, y tanto Biden como Harris están ansiosos por avanzar en la revolución sexual en todos los frentes. Biden fue vicepresidente bajo el presidente Barack Obama, cuyo Procurador General, Donald Verrilli, cuando se le preguntó sobre si un colegio cristiano se vería obligado a renunciar a sus convicciones cristianas a la luz de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, dijo a la Corte Suprema de los Estados Unidos, “será un problema.” En una administración de Biden, cuente con que se convierta en “un problema” muy rápidamente.

En temas como la revolución transgénero, que remodelará toda la sociedad, Biden fue tan lejos en una reciente aparición en el Ayuntamiento que dijo que apoyaría las demandas transgénero sin reservaciones para apoyar la transición de género entre niños de 8 y 10 años. “Debería haber cero discriminación,” dijo Biden. Tenga en cuenta que “cero discriminación” en ese contexto significa la sumisión forzada a las reclamaciones transgénero en toda la sociedad. Eso significa su universidad cristiana, agencia de adopción, junta de misiones o escuela. La administración demócrata empujará fuertemente estos temas a través de toda la sociedad y no dejará ninguna arena intacta. Sólo escúchalos describir sus políticas y luego entienda lo que está en juego. Como senadora, Kamala Harris reprendió a un candidato por haber sido miembro de los Caballeros de Colón, una venerable organización de hombres católicos. Como organización de hombres de larga data, su membresía se limita como es de esperar a los hombres (como lo es el sacerdocio católico romano). En el mundo de la senadora Harris, eso es una discriminación escandalosa. La libertad religiosa no significa nada si ser parte de la organización de hombres católicos más famosa es ahora una descalificación para cargos federales. Cuando era niño, era un orgulloso miembro de los Embajadores del Rey, una organización bautista para niños. Si los Caballeros de Colón es una organización escandalosa, también lo son los Embajadores Reales.

Los cristianos evangélicos están casi seguros de votar en un número abrumador por la reelección del presidente Trump. Esto no es una sorpresa para nadie que haya estado despierto durante los últimos 40 años de vida estadounidense. Desde 1980, el patrón ha sido muy consistente. Los cristianos evangélicos han votado, por grandes porcentajes, por el ticket republicano. Cada cuatro años, los medios de comunicación convencionales afirman estar sorprendidos por este patrón, que resulta ser el mismo patrón que supuestamente los sorprendió cuatro años antes. La división partidista básica revela una división de la cosmovisión aún más básica, y el patrón no muestra signos de cambio. Nadie debería estar sorprendido. La mayoría de los evangélicos siguen votando en un patrón predecible que revela preocupaciones evangélicas.

En casi cada ciclo, un grupo que reclama identidad evangélica forma algo así como “los Evangélicos por Biden” y el enjambre mediático sugiere que es una gran noticia. Este año, un grupo se hace llamar “Evangélicos Pro-vida por Biden.” La locura de respaldar un ticket pro-aborto de esta magnitud mientras se afirma avanzar en la causa pro-vida es algo con lo que no puedo lidiar aquí. Pero un vistazo a los organizadores revela que muchas de las figuras principales no son exactamente nuevas en este tipo de patrón. Uno estableció “Evangélicos por McGovern” en 1972. En serio.

Rápidamente pierdo el respeto por aquellos que ahora apoyan a Joe Biden mientras afirman salvar la causa pro-vida o el movimiento conservador. Como conservador clásico, no creo que las políticas y los principios conservadores puedan sobrevivir por mucho tiempo sin virtudes conservadoras. Pero veo a algunos que dicen ser conservadores atribuir falsamente virtud a un candidato demócrata y no reconocen que una elección de Biden conduciría a amenazas directas a la conciencia y a la libertad religiosa entre los cristianos estadounidenses. La institución de Washington, en su mayor parte, encontrará una manera de llevarse bien y seguir adelante, cualquiera que sea el viento político que pueda venir. Siempre lo hace.

Habrá evangélicos que no podrán votar en buena conciencia por Donald Trump. Entiendo su situación. Pero no votar por Donald Trump, aunque es una decisión política en sí misma, no es lo mismo que votar por Joe Biden. Esto está más allá de mi imaginación moral.

También reconozco que conozco a hermanos y hermanas en Cristo que lo ven de manera diferente. La gran mayoría de los votantes negros en Estados Unidos votan regularmente y predeciblemente por el ticket demócrata, y lo han hecho desde 1960. Como el patrón del voto evangélico blanco, esto no es una sorpresa. Hay muchas razones históricas por las que ambos son así. Con mis hermanos y hermanas negros, hago mi mejor caso por cómo veo los problemas. Tienen todo el derecho a hacer lo mismo. Cada uno tiene un voto. Ambos responderemos a Dios por ese voto. Tratamos sinceramente de persuadir al otro. Es probable que al final votemos de manera diferente. Seguimos siendo hermanos y hermanas en Cristo.

¿Qué significa esto para una iglesia local o una denominación? Estoy agradecido de ser bautista del sur, y extremadamente agradecido de que los bautistas del sur hayan hablado durante casi cuatro décadas con claridad y valentía por los no nacidos, y con la misma claridad y valentía sobre el matrimonio, la sexualidad y el género. Las convicciones de los bautistas del sur son claras, y estoy seguro de que la gran mayoría de los bautistas del sur votarán de acuerdo con esas convicciones. Ese patrón ha estado en su lugar durante muchas décadas.

Pero la comunión cristiana se basa en convicciones compartidas y fe común en Cristo. En mi denominación, eso significa pasión compartida por el Evangelio, compromiso compartido con el ministerio cooperativo y convicciones compartidas sobre el matrimonio, la santidad de la vida humana, los seres humanos hechos hombres y mujeres, y la totalidad de la fe de una vez por todas entregada a los santos.

No conozco ninguna iglesia o denominación que haga que las elecciones sean una cuestión de disciplina u orden de la iglesia. Son las propias convicciones las que constituyen motivos para la disciplina de la iglesia y el orden de la iglesia. Al otro lado de esta elección, los hermanos y hermanas que comparten las mismas convicciones tendrán que encontrar una manera de trabajar juntos para forjar un camino hacia adelante. Si la política se vuelve la prioridad, la iglesia se reduce a un partido político. La política nunca está fuera del horizonte, pero si domina el horizonte, la comunión cristiana se ve socavada.

En esta etapa de un ciclo electoral, la política parece dominar todos los horizontes. Dadas las incertidumbres de esta elección pandémica, las tensiones continuarán. Pronto, esperamos, conoceremos la realidad que enfrentamos. La iglesia cristiana no puede existir en un estado constante de fervor político. Elección por elección, debatimos, organizamos, defendemos, votamos y oramos. Mucho está en juego, pero doy gracias a Dios por que el Reino de Cristo no está sometido a votación. Realmente creo que esta elección presidencial, con el control del Senado también claramente en juego, es probable que sea transformadora. Lo que está en juego sigue subiendo. La diferencia entre una administración de Trump y una administración de Biden dará forma a una generación y tendrá mucho que ver con el futuro de nuestra nación. Mis convicciones me llevan a una conclusión muy clara en estas elecciones. Espero y voto por la elección de Donald Trump y el ticket republicano para un segundo mandato y para una mayoría republicana continua en el Senado de los Estados Unidos. Lo hago precisamente por mis convicciones. Soy responsable de dejar claras esas convicciones y razones. Que Dios bendiga a los Estados Unidos de América, y que esta nación bendiga a las naciones del mundo.

——————–♦——————–

Fuente: https://albertmohler.com/2020/10/26/christians-conscience-and-the-looming-2020-election

A %d blogueros les gusta esto: