La Juez Julie Roys Acusa a un Pastor

6 Mar

Aquí vamos de nuevo. Al igual que la última vez que respondí a un ataque de Julie Roys contra John MacArthur, dudo en dar legitimidad a sus ataques ofreciendo una respuesta. Sin embargo, dado el volumen de preguntas que nos han hecho sobre su artículo, el número de cristianos bendecidos por el ministerio de John MacArthur que ahora aparentemente están cuestionando la vida de un hombre que ha servido bien y de manera fiel servicio al Señor, y la acumulación de muchas personalidades cristianas en internet (Ruslan KD, Saiko Woods, por ejemplo), me veo obligado a responder.

Debe mencionarse (para que ningún lector piense que somos apologistas automáticos de MacArthur) que no dudamos en criticar a nuestro hermano mayor cuando creemos que está justificado hacerlo. Francamente, lo amamos y respetamos demasiado como para hacer lo contrario.

Este artículo está destinado a ayudar a aquellos que pueden no ser plenamente conscientes de las tácticas subyacentes utilizadas por Julie Roys, su historia de atacar a John MacArthur, y lo que puede y no puede ser conocido sobre esta situación de casi 20 años.

Esta no es la primera vez

Los lectores que conocen el historial de intentos de Julie Roys para derribar a MacArthur probablemente no se sorprendieron al ver otra publicación en su sitio web hace unos días. Sin embargo, este es diferente. Si bien el tema que está “exponiendo” ha sido conocido públicamente durante casi veinte años, el caso está plagado de testimonios personales conflictivos e inverificables, y la naturaleza emocional del tema prepara a los lectores modernos para llenar los vacíos con el fin de llegar a conclusiones emocionalmente satisfactorias. Esto hace que determinar la verdad sea extremadamente difícil.

Julie Roys pasa su tiempo de investigación exigiendo de MacArthur y compañía un estándar de perfección reservado solo para Cristo mismo. Cualquier evidencia de humanidad/debilidad mostrada por una persona cercana a MacArthur es otra oportunidad para destruirlo, y los opositores de la verdadera Iglesia han estado felices de aprovechar los artículos de Roys para atacar tanto a MacArthur como a la fidelidad cristiana mostrada en la cultura en general. Por ejemplo, el “informe” de Julie Roys fue utilizado por el condado de Los Ángeles para atacar la libertad religiosa de Grace Community Church, ya que Roys se puso del lado de la usurpación del magistrado civil del señorio de Cristo sobre la adoración cristiana. Roys reprendió a MacArthur y a la iglesia por no reportar la información médica personal de los miembros de la iglesia, y más tarde al The Masters Seminary por supuestamente “violar y burlarse” de las restricciones de COVID y “avergonzar” a un estudiante con mascarilla. La iglesia finalmente ganó su batalla con la ciudad de Los Ángeles, y el condado y el estado de California se vieron obligados a pagar 800,000 dólares para resolver el caso.

Ya sea el regalo de un reloj caro, el valor de la casa familiar de MacArthur en el condado de Los Ángeles o la iglesia que se niega a revelar las actas de sus reuniones de oración a los cazadores de COVID del gobierno, los intentos de Roys en el mal llamado periodismo se basan en la ignorancia del lector de la aplicación bíblica hacia temas complicados, caricaturas mundanas de ministros cristianos, y la niebla emocional creada por sus 38 intentos previos de difamación. Al igual que CNN o MSNBC, Roys es hábil para presentar hechos enmarcados selectivamente que alientan a los lectores parcialmente informados a llenar los espacios en blanco con saltos de lógica (más sobre esto al final de este artículo).

Esta última “exposición” no es una excepción.

La Descripción General

El artículo de Roys se centra en la participación de la iglesia en el matrimonio de Eileen y David Gray, el abuso perpetrado por David en su matrimonio y el posterior descubrimiento de que David había estado abusando sexualmente de sus tres hijos adoptivos. Roys se enfoca en la participación de los ancianos de Grace Community Church, incluyendo un video de un servicio de comunión donde MacArthur informa sobre la disciplina de la iglesia de Eileen por aparentemente no estar dispuesta a reconciliarse con su esposo.

Cosas importantes para recordar al abordar esta historia:

Este artículo aborda lo que se puede discernir desde un lado de la historia, reportado por alguien que tiene un claro sesgo contra John MacArthur. A partir de esta publicación, Grace Community Church no ha respondido oficialmente.

Todos los miembros de la iglesia (incluyendo los ancianos) son pecadores. No tienen conocimiento omnisciente sobre los miembros de la iglesia o los problemas que están abordando en el ministerio.

Las iglesias solo pueden actuar sobre la información que tienen, de acuerdo con lo que las Escrituras instruyen a la iglesia a hacer en respuesta a las disputas entre los miembros de la iglesia. Un esposo y una esposa que son miembros de la iglesia han acordado (a través de la sumisión voluntaria al pacto de membresía) someterse a la disciplina de la iglesia cuando sea necesario.

Si bien los pastores están obligados a entregar información en California, las comunicaciones entre pastores y miembros de la iglesia están notablemente exentas de los requisitos de informes. El artículo de Roy ignora esto. Si bien los pastores no tienen prohibido denunciar casos sospechosos de abuso infantil a las autoridades civiles, no violan ninguna ley al no informar.

Por favor, vea la parte inferior del artículo para una explicación.

Las iglesias no tienen equipos de investigación para delitos graves como el abuso sexual (o realmente cualquier cosa que suceda fuera de la iglesia). Esta es la responsabilidad del magistrado civil, e incluso entonces el magistrado civil solo puede actuar en respuesta a una causa probable.

La Línea de Tiempo/Cronología

Roys convierte la verdadera línea de tiempo de los eventos en una narrativa condenatoria, comenzando el artículo con un recuento irreflexivo de MacArthur revelando la disciplina de la iglesia de Eileen a la congregación. El título del artículo de Roys crea la impresión de que MacArthur sabía que David Gray continuaba abusando de sus hijos en el momento en que Eileen estaba siendo disciplinada, pero la evidencia presentada no apoya esta conclusión. Para no ser disuadida, Roys continúa creando la impresión de que los ancianos de la iglesia estaban actuando por malicia en lugar de simple ignorancia, sin embargo, esta conclusión se basa en la confabulación (el lector llena los vacíos). La siguiente línea de tiempo de eventos (incluyendo lo que se puede presumir de los documentos judiciales) se basa en lo que podemos verificar objetivamente (por admisión) o razonablemente determinar a partir de documentos judiciales:

1982: David y Eileen se casan.

1994-1998: La pareja adopta tres niños.

1998: David comienza a mostrar un comportamiento abusivo en su disciplina de los niños.

1998-2001: David continúa con el trato abusivo de los niños, incluyendo no vestirse apropiadamente cuando está cerca de los niños (camina en ropa interior).

Junio de 2001: Según los informes, los niños le dicen a Eileen que creen que David estaba tratando de matarlos (debido a un caso particularmente abusivo de “disciplina”). Eileen presenta una orden de restricción contra David. Los miembros de la iglesia la alojan a ella y a los niños hasta que la orden entre en vigor y puedan regresar a casa sin David allí.

Septiembre de 2001: Eileen y David comienzan la consejería matrimonial en la Iglesia con el anciano Carey Hardy. Estas sesiones fueron grabadas, con el contexto exacto de las declaraciones hechas durante las sesiones siendo disputadas en declaraciones de Eileen Gray y Carey Hardy.

Noviembre de 2001: Eileen solicita ser removida de la membresía de la iglesia. La iglesia niega esta solicitud de acuerdo con sus estatutos, informando que creen que están lidiando con un problema de reconciliación matrimonial que está dentro del ámbito disciplinario de la iglesia.

Abril de 2002: La iglesia continúa insistiendo en que Eileen se reconcilie con David, revelando su creencia de que ya no hay ninguna razón bíblica por la que Eileen continúe rechazando la reconciliación.

Mayo de 2002: Creyendo que están lidiando con la negativa infundada de Eileen a reconciliarse, el pastor MacArthur lleva el tema ante la iglesia en un servicio de comunión.

Agosto de 2002: Los ancianos de la iglesia reiteran su creencia de que es Eileen quien se niega a una reconciliación adecuada, y concluye que Eileen no tiene ningún deseo de reconciliar el matrimonio.

Septiembre de 2002: El tribunal de familia otorga a Eileen la custodia exclusiva de los niños y una separación legal, y se muda al norte de Estados Unidos con los niños para estar más cerca de la familia, que estaba ayudando a cuidarlos mientras luchaba contra el cáncer. A David todavía se le conceden visitas supervisadas, ya que Eileen todavía quería que los niños vieran a su padre y, de hecho, quería que tuvieran más tiempo con él.

Febrero de 2003: Los niños comienzan a recibir consejería con la psicóloga Melinda Adams.

Febrero-mayo de 2003: Los niños comienzan a demostrar reacciones negativas a David durante las visitas, y según los informes, comienzan a describir a Eileen casos de David abusando sexualmente de ellos. Eileen informa que pensó que estaban equivocados al principio, pero luego les creyó y cesó las visitas de David.

Finales de 2003: Eileen denuncia las acusaciones de los niños a la policía. Según los informes, le dice a la policía que recuerda haber olido semen en los niños en 2001, pero tras el examen no encontró nada. No hay evidencia de que esto haya sido reportado a nadie cuando sucedió.

Febrero de 2004: Detectives arrestan a David Gray bajo sospecha de 10 delitos graves, incluidos cargos de abuso sexual.

Junio de 2005: David Gray es condenado por 6 de 10 cargos, y sentenciado a múltiples penas de prisión que resultan en su encarcelamiento de 21 años a cadena perpetua. Gray se había declarado inocente, insistiendo en que Eileen había estado más interesada en “construir un caso” contra él en lugar de reconciliarse. Testificó que antes de diciembre de 2002, los niños reaccionaron positivamente a él durante las visitas, pero que esto cambió en los meses siguientes. Negó todas las acusaciones de abuso sexual, insistiendo en que Eileen plantó estos eventos en las mentes de los niños para expulsar a David de sus vidas.

Noviembre de 2006: La apelación de David Gray es denegada. La apelación alegó que el tribunal no proporcionó un juicio justo al no separar las acusaciones de abuso (que tenían evidencia de admisión) de las acusaciones de abuso sexual (que se basaron completamente en las declaraciones de los niños), pero el tribunal determinó que conectarlas era apropiado. Los abogados de Gray también argumentaron que era erróneo admitir como evidencia una acusación sin fundamento contra Gray de contacto sexual de 22 años antes del juicio.

Marzo de 2022: Según los informes, a David Gray se le niega la libertad condicional por otros diez años, y el consejo de libertad condicional describió a Gray como un “depredador sádico que utilizó la religión para dañar a otros.” Roys celebró la decisión.

La retrospectiva aún no está clara

Hasta donde sabemos, David Gray afirma hasta el día de hoy que es inocente con respecto a las acusaciones de abuso sexual, a pesar de que ha admitido ser físicamente abusivo en su disciplina a sus hijos y participar en otro comportamiento inapropiado. Aparentemente comenzó un ministerio en la prisión estatal de Corcoran, recibiendo cierto apoyo de miembros y ancianos de Grace Community Church. Ni yo ni Julie Roys tenemos la capacidad de validar la verdad de los cargos de abuso sexual, aunque un jurado ciertamente encontró la evidencia lo suficientemente convincente como para condenarlo. Del mismo modo, no puedo hablar de la autenticidad del arrepentimiento de David Gray o su ministerio en la prisión. No queda evidencia física de los crímenes, por muy culpable que Gray pueda ser de cometerlos.

Lo más importante para este artículo, la evidencia que puedo confirmar positivamente no prueba que los ancianos de Grace hubieran tenido conocimiento de la escala del supuesto abuso de Gray en el momento en que estaban ejerciendo la disciplina de la iglesia en la situación.

¿Podrían estos ancianos haber juzgado mal? Seguro. Sabiendo lo que sabemos ahora, ¿habrían hecho las cosas de manera diferente? Claro. Pero, ¿deberían ser considerados responsables por no estar al tanto del abuso sexual del que la propia Eileen no estaba al tanto en ese momento, o por no denunciar el abuso a las autoridades que Eileen no estaba dispuesta a denunciar? Roys reprende a la iglesia por aparentemente honrar los deseos de Eileen (no informar las acusaciones de Eileen a sus espaldas), luego los acusa de no honrar sus deseos al continuar el proceso disciplinario. Los ancianos parecían creer que estaban lidiando con los pecados de un conflicto matrimonial “él dijo, ella dijo,” seguido de lo que creían que era la esposa que evitaba la reconciliación con un esposo contrito y dispuesto.

Eileen aparentemente estaba rechazando la participación de la iglesia en la reconciliación con David después del consejo de Hardy (a pesar de que su membresía en la iglesia la comprometió con el proceso disciplinario), pero no estaba dispuesta a denunciar el abuso aparentemente continuo a las autoridades o a la iglesia. No estoy en posición de juzgar el razonamiento de Eileen o sus elecciones (y de hecho mi corazón está con ella cuando esta dolorosa situación resucita), pero si los ancianos realmente creían que uno de los cónyuges estaba listo y dispuesto a reconciliar un matrimonio mientras que el otro era inexplicablemente reacio, sus acciones se parecen mucho más a la ignorancia y mucho menos a la malicia.

Sin embargo, el artículo de Roys crea la peor caracterización posible de los eventos y las personas involucradas, ya que emplea una caricatura de John MacArthur, el chovinista, facilitador del abuso y autoritario de la iglesia que ataca deliberadamente a mujeres y niños maltratados. Esta es la narrativa que se espera que el lector acepte contra décadas de evidencia de lo contrario.

Roys teje una narrativa que lleva al lector a atribuir motivos nefastos y conectar puntos que permanecen desconectados sin las presuposiciones subyacentes del feminismo moderno y el llamado movimiento #ChurchToo, a saber, que todas las acusaciones de las mujeres deben ser creídas automática y acríticamente, mientras que todas las afirmaciones hechas por los hombres son automáticamente sospechosas, si no categóricamente falsas. Lo más revelador es que ella utiliza la condena posterior de David Gray como prueba de lo que la iglesia debería haber sabido, atacando la disciplina de la iglesia como un proceso que aparentemente no debería tener lugar aparte de la omnisciencia ministerial.

Roys afirma ser una periodista de investigación. Sin embargo, el verdadero escepticismo periodístico debería haber producido algunas preguntas obvias:

¿Cómo podía la iglesia asumir que el abuso que impedía la reconciliación continuaba cuando Eileen misma estaba alentando la presencia continua (y luego aumentada) de David en la vida de los niños?

¿Podría ser que la discrepancia de Eileen de no querer nada con David y al mismo tiempo querer que los niños estuvieran con él, guiar a los ancianos a creer que su motivación era personal?

¿Por qué Eileen aparentemente no estaba dispuesta a informar a los ancianos sobre el abuso continuo que le impedía estar dispuesta a participar en la reconciliación?

¿La aparente falta de voluntad de la iglesia para denunciar el abuso a las autoridades se basó en la falta de voluntad de Eileen para denunciar el abuso?

¿Por qué Eileen no cuestionó o informó el semen que más tarde informó que olía en los niños, o al menos no buscó activamente aumentar el contacto de David con los niños después de este descubrimiento sospechoso?

Una vez más, no tengo ningún interés en socavar el testimonio de Eileen (o el de los niños), ni en devaluar el dolor y el trauma que el pecado de David sin duda trajo a sus vidas. No estoy lo suficientemente cerca de nada de esto como para juzgar ninguno de los temas más pertinentes. Tampoco Julie Roys, incluso cuando el tiempo que pasó entrevistando a Eileen y otros testigos obviamente la ha llevado a ponerse del lado de Eileen. Ella tiene todo el derecho (y muchas razones) de llegar a sus conclusiones sobre el abuso y la culpa de David Gray. Sin embargo, su verdadero objetivo es claramente John MacArthur, y no presenta ninguna evidencia real de complicidad más allá de las desafortunadas circunstancias y el conocimiento incompleto que engañaría a muchos ministros bien intencionados que intentan seguir la prescripción bíblica para la disciplina de la iglesia.

Si bien oro para que prevalezcan la verdad y la justicia, no asumo automáticamente que los jurados lo hacen bien (irónicamente, hay al menos otro David Gray en los Estados Unidos que luego fue exonerado de los crímenes por los cuales fue condenado inicialmente). No hago ninguna afirmación con respecto a la veracidad de ninguna de las afirmaciones de Eileen o David en este artículo, solo que la afirmación de que MacArthur es de alguna manera culpable de apoyar el abuso, apoyar reflexivamente a los hombres sobre las mujeres o abusar del proceso de disciplina de la iglesia es completamente infundada basada en la información que presenta Roys, sin importar cuán ingeniosamente ella cuente su narrativa preferida. Sospecho que esto no la disuadirá de continuar atacándolo.

La sombra de Scott Peterson

Una nota más interesante: el juicio de David Gray tuvo lugar a la sombra del juicio por asesinato de Scott Peterson, que fue un fiasco legal y mediático que tuvo lugar justo al norte del juicio de Gray. Los medios de comunicación nacionales estaban obsesionados con Peterson, y el eventual jurado del juicio Gray estaba indudablemente al tanto de los procedimientos del juicio de Peterson, que tuvo lugar entre junio y noviembre de 2004 (Gray fue arrestado en febrero de 2004 y condenado en junio de 2005), incluida la caracterización prevaleciente de Peterson como un marido depredador que comete actos violentos atroces contra su familia.

Los juicios comparten similitudes espeluznantes: ambos acusados cometieron delitos anteriores que socavaron su carácter (el abuso físico anterior de Gray fue acusado junto con los delitos sexuales más graves, mientras que el adulterio de Peterson fue “juzgado” contra él en el tribunal de la opinión pública). Ambos crímenes carecían de evidencia física, y ambos sospechosos continúan afirmando su inocencia.

Si de alguna manera la evidencia revela más tarde que David Gray no cometió estos crímenes (se sabe que tales cosas suceden), ¿atacaríamos de manera similar a Julie Roys por supuestamente actuar sobre lo que ella creía que era cierto en ese momento, encontrándola culpable de promover acusaciones falsas abusivas y enjuiciamiento? ¿Debería destruirse su carrera y reputación como ella está tratando de destruir la de John MacArthur? ¿O sería esto categóricamente imposible porque los hombres en el poder no pueden ser víctimas de acusaciones difamatorias y las mujeres no pueden victimizar?

La reputación de Julie Roys como periodista se basa casi por completo en su trabajo exponiendo a James MacDonald, y su intento de “derribar” a John MacArthur revela que ella (al menos) no está dispuesta a distinguir entre los fieles y los corruptos. Ella colocó un blanco para tiro en la espalda de MacArthur cuando le dijo correctamente a la falsa maestra (y ahora aparente anglicana) Beth Moore que “se fuera a casa.” Las plataformas de Roys apenas cubre a liberales como Karen Swallow Prior y al payaso traumado con el hostigamiento racial Kyle J. Howard. Se ha convertido en una mujer crédula que hace el trabajo sucio para las fuerzas anti-conservadoras y del movimiento “woke” dentro y fuera del evangelicalismo.

Con su integridad doctrinal y discernimiento efectivamente destruidos, parece estar quemando cualquier credibilidad periodística que le quede mientras intenta agregar más trofeos a su manto feminista.

Apéndice: Ejemplos no exhaustivos del periodismo amarillo de Julie Roys

Roys se mueve astutamente entre informar sobre las acusaciones hechas en el testimonio:

Eileen testificó que fue a la sala de estar de la casa de la familia, donde encontró a David sosteniendo un cinturón y a uno de sus hijos llorando con el pelo despeinado.

y hechos demostrables:

El día después de conocer estos detalles, Eileen encontró un abogado y presentó una orden legal de separación y restricción contra David.

Observe cómo la declaración “aprender estos detalles” vincula las acusaciones anteriores con el hecho demostrable de la presentación de la orden de restricción, lo que lleva a la fácil confusión de que ambos son demostrables.

Roys se basa en la ignorancia del lector sobre el proceso de justicia penal:

En 2004, dos pastores del personal de GCC fueron detenidos por la Policía de Los Ángeles por su presunto mal manejo del abuso de David Gray.

“Ser detenido” no significa nada en sí mismo, pero Roys crea la impresión de que estos pastores fueron acusados y procesados por crímenes. De hecho, ella sigue con “Carey Hardy fue acusado de dos delitos menores” antes de revelar que el caso fue “desestimado o no procesado,” lo que significa que en realidad no fue acusado de nada procesable. Ella escribe que “la razón por la que el caso de Hardy fue desestimado no está clara.” Tal vez fue porque los pastores no pueden ser acusados de no denunciar el abuso, ya que no son denunciantes obligatorios. El otro pastor “detenido” no fue acusado.

Roys ofusca la fuente de las citas. Por ejemplo, ella atribuye a los ancianos de Grace (a través del testimonio de Eileen) esta declaración:

… La consejería profesional es “mundana” y equivocada.

Pero de acuerdo con una declaración jurada del pastor Alvin B. Barber Jr., esta declaración fue algo que David Gray dijo que le dijeron los ancianos de la iglesia. Esto califica como rumores.

Quizás lo más ofensivo es que Roys implica a la Palabra de Dios misma como culpable del abuso, citando una carta de los ancianos de Grace:

“…Aunque estás ignorando el papel de pastoreo en tu vida que Dios requiere de nuestra iglesia, aún debemos elegir seguir el mandato de Mateo 18, versículo 17, si persistes en impedir la restauración de tu familia.”

antes de condenar implícitamente las palabras de Jesús:

Mateo 18:17 dice que si alguien se niega a arrepentirse de su pecado, el pecado debe ser dicho a la iglesia y la persona debe ser tratada como un “gentil y publicano.”

Roys describe a una pareja en la iglesia visitando a Eileen tarde una noche para (según la pareja) animar a Eileen a reconciliarse con David. A pesar de que la reunión probablemente no fue programada, Roys la caracteriza como similar a un robo nocturno:

En un relato para el juicio de David Gray, Eileen escribió que Bonsangue y su esposa entraron a su casa a las 10:15 p.m.

Esta lista no incluye todos los ejemplos de estas técnicas utilizados en el artículo. Roys dice que está trabajando en un artículo de seguimiento, que sospechamos que contendrá gran parte del mismo truco periodístico. Estén atentos.

Actualización: Reportes obligatorios

Nota: La versión original de este artículo afirmaba erróneamente que los pastores no eran reporteros obligatorios de sospechas de abuso infantil. Son informantes obligatorios, pero no cuando la sospecha surge a través de la comunicación mientras están en el “curso de la disciplina o práctica de la iglesia, denominación u organización del miembro del clero.” La siguiente sección está destinada a aclarar el problema.

Sigue habiendo confusión sobre cómo las leyes que obligan a informar de California se aplicaron a lo que sabemos sobre este caso.

El Código Penal de California enumera 49 categorías de “denunciante obligatorio,” es decir, una persona obligada a informar si tiene “conocimiento u observa a un niño que el denunciante obligatorio sabe o sospecha razonablemente que ha sido víctima de abuso o negligencia infantil.” Una de estas categorías es “miembro del clero,” descrito en la Sección 11165.7:

Un miembro del clero, como se especifica en la subdivisión (d) de la Sección 11166. Como se usa en este artículo, “miembro del clero” significa un sacerdote, ministro, rabino, practicante religioso o funcionario similar de una iglesia, templo o denominación u organización reconocida.

Sin embargo, en la sección 11166 subsección (d), el código contiene una excepción (énfasis mío):

(1) Un miembro del clero que adquiere conocimiento o una sospecha razonable de abuso o negligencia infantil durante una comunicación penitencial no está sujeto a la subdivisión (a). Para los propósitos de esta subdivisión, “comunicación penitencial” significa una comunicación, destinada a ser confidencial, incluyendo, pero no limitado a, una confesión sacramental, hecha a un miembro del clero que, en el curso de la disciplina o práctica de la iglesia, denominación u organización del miembro del clero, está autorizado o acostumbrado a escuchar esas comunicaciones, y bajo la disciplina, los principios, costumbres o prácticas de la iglesia, denominación u organización del miembro del clero tienen el deber de mantener esas comunicaciones en secreto.

Por lo que indica la evidencia, la sospecha de abuso infantil de los ancianos de la iglesia (no tenían conocimiento de primera mano) fue adquirida durante una comunicación confidencial (asesoramiento) con Eileen y/o David. Un anciano (clero autorizado) que aconseja a los miembros de la iglesia se ajusta a la definición exacta de la excepción anterior. Una vez más, en la medida en que la evidencia indica, ni Eileen ni David querían que se informara a las autoridades casos o acusaciones de abuso (y la evidencia indica que los ancianos creían que David estaba arrepentido de estos pecados), por lo que de acuerdo con los principios de 1 Corintios 6, los ancianos en realidad tenían la responsabilidad de no ir al magistrado civil. Y la ley de California parece honrar este principio en interés de la libertad constitucional de práctica religiosa.

A pesar del hecho de que el ministerio y la disciplina de la iglesia pueden ejercerse incorrectamente, imagine el daño causado al ministerio de la iglesia y la reconciliación si los miembros de la iglesia creen que confesar nuestros pecados unos a otros resultará automáticamente en ser entregados a la policía. El cristiano contra el que pecó querría de manera similar buscar la reconciliación dentro del cuerpo de creyentes, y un requisito de informe obligatorio podría interferir con esto. La excepción del clero proporciona discreción para que los cristianos ejerzan la disciplina de la iglesia, el perdón y la reconciliación sin involucrar a los “injustos” (1 Corintios 6:1). Si los ancianos creen que los pecados que se les describen están dentro del alcance de la familia cristiana (disciplina infantil practicada pecaminosamente, por ejemplo), no están pecando al intentar juzgar los asuntos dentro de la iglesia.

Fuente: https://protestia.com/2022/03/14/judge-julie-accusing-the-shepherd/

Una respuesta hasta “La Juez Julie Roys Acusa a un Pastor”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Roys vs MacArthur: La Anatomía de un Desprestigio | Teología en Llamas - marzo 7, 2023

    […] última vez que hablé de esta historia (ver la primera parte aquí), desenredé la línea de tiempo de los eventos presentados en el primer artículo de Roys, revelé […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: