Tag Archives: salvación

R. C. Sproul sobre el libre albedrío, la salvación y Billy Graham

28 Feb
Este es el extracto de un extracto de una entrevista que le hicieron a R. C. Sproul hace algunos años.
SPROUL: En este país existe ese matrimonio clásico o la mezcla sincretista entre la teología semipelagiana [la doctrina que afirma que hasta cierto punto el hombre no posee una naturaleza pecaminosa] y el humanismo estadounidense.
ENTREVISTADOR: También lo hemos notado.
SPROUL: Es francamente antiamericano pensar que realmente somos esclavos del pecado. Sin embargo, tienes estas encuestas que George Barna hace, y ​​ves a la mayoría de los evangélicos profesantes diciendo que el hombre es básicamente bueno. ¡Eso me sorprende mucho! Me sorprende a la luz de la historia evangélica, porque incluso el semipelagianismo, por supuesto, históricamente, negaría que el hombre es básicamente bueno.
SPROUL: Si le preguntas a un estadounidense: “¿Eres perfecto?,” Dirá: “Nadie es perfecto. Todos tienen algunos defectos.” Incluso podrían decir que todos somos pecadores. Pero, si comienzas a probar eso y a explorar hasta qué punto piensan que somos cautivos por una disposición pecaminosa, descubres que independientemente de lo que la gente dice sobre el pecado, piensan que es algo que es realmente periférico. Es algo accidental a nuestra naturaleza. No es algo que penetre en el núcleo. Y creo que eso es verdad incluso en el evangelicalismo moderno.
ENTREVISTADOR: ¿Hay que estar de acuerdo con Calvino para ser un buen cristiano?
SPROUL: Bueno, creo que puedes ser cristiano y ser semipelagiano.
ENTREVISTADOR: Nuestros lectores semipelagianos estarán encantados de escuchar eso. En tu libro “Dispuesto a creer” (Willing to Believe) dices que los semipelagianos son cristianos, pero “apenas.”
SPROUL: (Risas) Todos los que somos cristianos somos apenas cristianos. Pero el asunto, por supuesto, que tenía en mente era que si una persona concibe una especie de isla de justicia que no se ve afectada por la caída y esa habilidad por la cual se hace la acción decisiva que determina su destino eterno, si una persona concibe que esa es la condición esencial de una acción justa que una criatura caída tiene que hacer para salvarse, entonces lo que da miedo es la pregunta aterradora: ¿Esa persona finalmente está confiando en su propia bondad para llevarla al cielo? Si es así, eso viciaría cualquier afirmación de sola fide [solo fe], ¿no es así?
ENTREVISTADOR: Todavía estamos buscando esa condición esencial.
SPROUL: Pero nuevamente, permíteme decir, creo que la abrumadora mayoría de los arminianos y otros tipos de semipelagianos afirman sola fide y no quieren llegar a esa conclusión. Entonces, sin embargo, piensan en la acción libre que marca la diferencia decisiva, tienden a no pensar en ella como algo meritorio o como una cosa intrínsecamente justa que se convierte en el factor decisivo por el cual se salvan. ¿Entiendes lo que quiero decir?
ENTREVISTADOR: Sí. Ahora…
SPROUL: No quieren decir eso. Tal vez algunos de ellos lo harán, pero, si dicen eso, entonces creo que están en problemas.
ENTREVISTADOR: Hablando sobre estar en problemas, usted critica a Billy Graham en su libro por basar su apelación con suposiciones semipelagianas. Para mucha gente, criticar a Billy Graham es causar polémica.
SPROUL: Él es un icono.
ENTREVISTADOR: Después de todo, toda una generación ha crecido con la imagen de un estadio de fútbol lleno de personas que respondieron a un llamado al altar de Billy Graham como la imagen pública definitoria del evangelismo estadounidense. La mayoría de la gente probablemente diría que no importa cuán teológicamente impreciso sea, ciertamente lo compensa con su evangelismo.
SPROUL: Billy enfatizaría inequívocamente la seria realidad de la condición profundamente caída del hombre. Él habló claramente acerca de que estamos perdidos en el pecado y de la necesidad desesperada de la obra salvadora de Cristo. Recuerdo que fue un mensaje simple de pecado y salvación. Pero incluso en los años 50 y 60, todavía decía: “El noventa y nueve por ciento de eso lo hace Dios, el uno por ciento lo haces tú. Tú tienes que responder. Ven aquí y escribe tu nombre en el Libro del Cordero de La vida.” Ese tipo de lenguaje…
ENTREVISTADOR: ¿Cuál crees que es la diferencia clave entre tú y Billy Graham?
SPROUL: Billy Graham siempre ha declarado humildemente que es un predicador, no un teólogo. Creo que Billy Graham es un alguien que comprendió la necesidad absoluta de la salvación personal, el poder del evangelio, predicó sobre el pecado y la salvación tan fielmente como sabía durante toda su vida, y nunca fue y nunca afirmó ser un teólogo técnico. Pero creo que algunos defectos teológicos vinieron a través de su predicación, y algunos de ellos tienen sus raíces en toda esa tradición revivalista… No tengo ningún problema con que alguien predique el evangelio a audiencias masivas y los llame al arrepentimiento y a entregar sus vidas a Cristo. El peligro del que me preocupo en la cultura evangélica actual es que lo que ha sucedido – por cierto, sin la intención de Billy Graham – es que mucha gente ahora entiende el camino de la salvación como caminar por un pasillo, levantar una mano, orar las oraciones, firmar una tarjeta. Es decir, como respuesta a alguna metodología evangelística particular.
ENTREVISTADOR: ¿Eso es malo?
SPROUL: Una de mis grandes preocupaciones es que debemos entender la diferencia entre una profesión de fe y la fe. Todos los que tienen fe son llamados a profesar fe, pero no todos los que profesan fe tienen fe. No somos salvos por una profesión de fe. Mucha gente, me parece, en el mundo evangélico, cree que si han caminado por el pasillo, han levantado la mano, firmado la tarjeta, es decir, han hecho una especie de profesión metodológica de fe, se han salvado. ¡Y eso es aterrador!
ENTREVISTADOR: Esa es la segunda cosa que has mencionado. ¿Por qué es aterrador?
SPROUL: Porque la salvación viene a través de la confianza en el evangelio. Ahora, no creo que Dios requiera que nosotros mismos comprendamos cómo llegamos a la fe para ser salvos.
ENTREVISTADOR: Nuestros lectores que no entienden cómo llegaron a la fe se sentirán aliviados al escuchar eso.
SPROUL: En otras palabras, creo que llegué a la fe a través de la obra pura, sin adornos y soberana de Dios, mediante una obra de regeneración inmediata y sobrenatural en mi corazón, que mi corazón era un corazón de piedra y totalmente incapaz de responder positivamente a Cristo hasta que Dios el Espíritu Santo cambió mi alma por medio de la regeneración. Creo que nací de nuevo antes de creer. Ahora, creer que nací de nuevo antes de creer no me salva, ¿verdad?
ENTREVISTADOR: ¿Es esta una pregunta capciosa?
SPROUL: Solo porque mi doctrina es correcta, y creo que lo es, no me salva. Del mismo modo, otra persona, que creo que llega a la fe de la misma manera que yo llegué a la fe, a través de la obra soberana e inmediata del Espíritu Santo, es posible que no entienda todos los matices de eso, y que se engañe acerca de cómo llegó a la fe, pero ese no es el problema que lo mantendrá fuera del cielo. La pregunta es: “¿Tiene fe salvadora?” No cómo entendió cómo llegó allí.
Anuncios

El Mensaje del Evangelio de Jesucristo

12 Sep

cross2

DIOS

Creó y es dueño de todo.

Génesis 1:1 – En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Salmo 24:1 – De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan.

Es perfectamente santo.

1 Juan 1:5 – Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.

Mateo 5:48 – Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Requiere perfecta obediencia a su ley.

Santiago 2:10 – Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.

EL HOMBRE

Ha quebrantado la ley de Dios.

Romanos 3:10 – No hay justo, ni aun uno.

Romanos 3:23 – Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Sufrirá el castigo eterno por el pecado.

Romanos 6:23 – Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

No puede salvarse por sus buenas obras.

Tito 3:5 – [Dios] nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo” (Ver también Isaías 64:6; Efesios 2:8-9).

CRISTO

Vino a la tierra como Dios y como hombre, pero sin pecado.

Colosenses 2:9 – Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.

Demostró el amor de Dios al morir en la cruz para pagar el castigo por el pecado.

Romanos 5:8 – Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

2 Corintios 5:21 – Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios. (Ver también Juan 3:16; 1 Pedro 2:24.)

Resucitó de la tumba y vive hoy.

1 Corintios 15:4 – Y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.

PECADORES

Deben arrepentirse de todo lo que deshonra a Dios.

Isaías 55:7 – Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Lucas 9:23 – Y [Jesús] decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Deben creer en Cristo como Señor y Salvador.

Romanos 10:9 – Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Deben arrepentirse y creer en Cristo.

Hechos 17:30 – Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.

Marcos 1:15 – El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

 Nota: Este posteo esta basado en un tratado evangelistico de la iglesia Grace Community Church.