El Cesacionismo y la Historia de la Iglesia

22 Oct

Cessacionistas historicos

El Cesacionismo viene de la palabra “cesar.” Es la posición que afirma que los dones milagrosos del Espíritu Santo (como lenguas, profecía y sanidades) dejaron de ser practicados en algún momento después del primer siglo. Los Cesacionistas creen que el fin de la era apostólica y la terminación del Nuevo Testamento provocó el cese de los milagros asociados a esa edad.

Es importante señalar que el Cesacionismo no niega la posibilidad de que Dios pueda sanar a personas o hacer milagros hoy en día (en un sentido general) como un acto especial de Su providencia divina. Sino más bien enseña que el Espíritu Santo ya no utiliza a individuos para realizar señales milagrosas como lo hizo en los tiempos de Jesús y los Apóstoles.

Aunque se puede probar bíblicamente la veracidad de esta posición, el propósito de este artículo es mostrar que el Cesacionismo ha sido afirmado por muchos cristianos a través de toda la historia de la Iglesia.
Si bien la Biblia debe ser siempre la única autoridad del cristiano en cuanto a la fe y la práctica es importante conocer como el Espíritu Santo iluminó el entendimiento de lo que la Biblia dice sobre  este tema a aquellos que vivieron antes que nosotros.

Juan Crisóstomo (344–407)
Todo este lugar [hablando de 1 Corintios 12] es muy oscuro: pero la oscuridad es producida por nuestra ignorancia de los hechos mencionados y por su cesación, siendo tal como entonces solía ocurrir, pero que ahora ya no se llevan a cabo.
(Homilías sobre 1 Corintios, 36,7. Crisóstomo comenta en 1 Corintios 12:1-2 e introduce todo el capítulo. Citado de 1-2 Corintios, en la Antigua Serie de Comentarios Cristiana, 146)

Agustín de Hipona (354–430)
En los tiempos más antiguos, el Espíritu Santo descendió sobre los que creyeron y hablaron en lenguas, que no habían aprendido, según el Espíritu les daba que hablasen. Estas fueron señales adaptadas para ese tiempo. Porque había esta proclamación del Espíritu Santo en todas las lenguas [idiomas] para mostrar que el evangelio de Dios iba a ser comunicado a través de todas las lenguas sobre toda la tierra. Esto se hizo por señal y terminó.
(Homilías de la Primera Epístola de Juan, 6.10. Cf. Schaff, NPNF, Primeras Series, 7:497–98)

Teodoreto de Ciro (393–466)
En otros tiempos los que aceptaron la predicación divina y que fueron bautizados por su salvación se les dio señales visibles de la gracia del Espíritu Santo que actuó en ellos. Algunos hablaron en lenguas que no conocían, y que nadie les había enseñado, mientras que otros realizaron milagros o profetizaron. Los corintios también hicieron estas cosas, pero no utilizaron los dones como debieron haber hecho. Estaban más interesados en presumir que en usarlos para la edificación de la iglesia. …Incluso en nuestro tiempo de gracia se otorga a los que son considerados dignos del santo bautismo, pero no podría tomar la misma forma que tomó en aquellos días.
(Comentario de la Primera Epístola a los Corintios, 240-43; en referencia a 1 Cor. 12:1, 7. Citado de 1–2 Corintios, ACCS, 117)

Martín Lutero (1483–1546)
En la Iglesia primitiva, el Espíritu Santo fue enviado en forma visible. Él descendió sobre Cristo en la forma de una paloma (Mateo 3:16), y en semejanza de fuego sobre los apóstoles y otros creyentes. (Hechos 2:3). Este derramamiento visible del Espíritu Santo era necesario para el establecimiento de la iglesia primitiva, como lo fueron también los milagros que acompañaron el don del Espíritu Santo. Pablo explicó el propósito de estos dones milagrosos del Espíritu en 1 de Corintios 14:22, “Las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos.” Una vez que la iglesia se había establecido y anunciado debidamente por estos milagros, el aspecto visible del Espíritu Santo cesó.
(Comentario de Gálatas 4, 150-172. Extraído de los comentarios de Lutero sobre Gal. 4:6)

Cada vez que escuches a alguien presumir de que tiene algo por inspiración del Espíritu Santo, y que no tiene ningún fundamento en la Palabra de Dios, no importa lo que sea, dile que es obra del diablo.
(Obras de Lutero, 23:173-74)

Juan Calvino (1509–1564)
Aunque Cristo no dice expresamente si tiene la intención de que este don [de los milagros] sea temporal, o que permanezca perpetuamente en la iglesia, sin embargo, es más probable que los milagros fueron prometidos sólo por un tiempo, a fin de dar realce al evangelio mientras que era nuevo o estaba en un estado de oscuridad.
(Comentario sobre los Evangelios Sinópticos, 3:389)

El don de sanidad, al igual que el resto de los milagros, que el Señor quiso producir por un tiempo, se ha desvanecido con el fin de hacer maravillosa la predicación del Evangelio para siempre.
(Institutos de la Religión Cristiana, 159)

John Owen (1616–1683)
Los dones que en su propia naturaleza exceden la plenitud del poder de todas nuestras facultades, esa dispensación del Espíritu hace ya mucho tiempo cesó y dondequiera que alguien hoy tenga pretensión a lo mismo, tal pretensión justamente puede ser sospechada como un engaño farsante.
(Obras, 4:518)

Thomas Watson (1620–1686)
Claro, hay tanta necesidad de la ordenación hoy como en la época de Cristo y en el tiempo de los apóstoles, habiendo allí entonces dones extraordinarios en la iglesia que ahora cesaron.
(Las Bienaventuranzas, 140)

Matthew Henry (1662–1714)
Lo que estos dones fueron en general es contado en el cuerpo del capítulo [1 Corintios 12], a saber, los oficios y los poderes extraordinarios, otorgados a los ministros y cristianos en las primeras épocas para la convicción de los incrédulos, y la propagación del evangelio.
(Comentario Completo de Matthew Henry, en referencia a 1 Corintios 12)

El don de lenguas fue un nuevo producto del espíritu de profecía y era otorgado por una razón particular, para que, la empalizada judía habiendo sido removida, todas las naciones pudieran ser incluidas en la iglesia. Estos y otros dones de profecía, siendo una señal, hace mucho cesaron y han sido puestos a un lado, y no tenemos motivo alguno para esperar que resurjan; sino al contrario se nos manda llamar a las Escrituras la palabra profética más segura, más segura que voces del cielo; y a ellas es que se nos exhorta a estar atentos, escudriñarlas y retenerlas, 2 Pedro 1:19.
(Matthew Henry, Prefacio del Vol. IV de su Exposición del AT & NT, vii)

John Gill (1697–1771)
Ahora bien, estos dones fueron otorgados en común, por el Espíritu, en apóstoles, profetas, pastores o ancianos de la iglesia, en aquellos primeros tiempos: la copia de Alejandría, y la versión de la Vulgata latina, leen, “por un solo Espíritu.”
(Comentario de John Gill de 1 Corintios 12:9)

No; cuando estos dones estaban en existencia, no todos los tenían. Cuando la unción con aceite, con el fin de curar a los enfermos, estaba en uso, sólo se llevó a cabo por los ancianos de la iglesia, no por los miembros comunes de la misma, quienes iban a ser enviados por los enfermos, en esta ocasión.
(Comentario de John Gill de 1 Corintios 12:30)

Jonathan Edwards (1703–1758)
En el día de su [de Jesús] encarnación, sus discípulos tenían una medida de los dones milagrosos del Espíritu, y por lo tanto habilitados para enseñar y hacer milagros. Pero después de la resurrección y ascensión, fue el derramamiento más completo y extraordinario del Espíritu en sus dones milagrosos como nunca se llevó a cabo, a partir del día de Pentecostés, después de que Cristo había resucitado y ascendido al cielo. Y en consecuencia de esto, no sólo aquí y allá, una persona extraordinaria fue dotada con los dones extraordinarios, pero que eran comunes en la iglesia, y así continuaron durante toda la vida de los apóstoles, o hasta la muerte del último de ellos, aun el apóstol Juan, que tomó lugar unos cien años desde el nacimiento de Cristo, para que los primeros cien años de la era cristiana, o el primer siglo, fuese la época de los milagros.
Pero poco después de que el canon de las Escrituras se completó cuando el apóstol Juan escribió el libro del Apocalipsis, que él no escribió mucho antes de su muerte, estos dones milagrosos ya no continuaron en la iglesia. Porque ahora estaba completa una revelación establecida por escrito de la mente y la voluntad de Dios, donde Dios había grabado totalmente una norma permanente y suficiente para Su iglesia en todas las edades. Y la iglesia y la nación judía siendo derrocada, y la iglesia cristiana y la última dispensación de la iglesia de Dios siendo establecida, los dones milagrosos del Espíritu ya no eran necesarios, y por lo tanto cesaron, porque a pesar de que habían continuado en la iglesia durante tantos siglos, sin embargo terminaron y Dios hizo que terminaran, porque no había más motivo para ellos. Y así se cumplió lo que dice el texto, “pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.” Y ahora parece que hay un fin a tales frutos del Espíritu como estos, y no tenemos ninguna razón en esperarlos nunca más.
(La Caridad y sus Frutos, 447-49)

Los dones extraordinarios del Espíritu, como el don de lenguas, de milagros, de profecía, etc., son llamados extraordinarios, debido a que tales no se dan en el curso ordinario de la providencia de Dios. No se otorgan en las forma de la providencia ordinaria de Dios con sus hijos, pero sólo en ocasiones extraordinarias, ya que fueron otorgados a los profetas y apóstoles para capacitarlos para revelar la mente y la voluntad de Dios antes de que el canon de las Escrituras fuera completado, y así en la Iglesia primitiva, con el fin de la creación y el establecimiento de la misma en el mundo. Pero ya que el canon de la Escritura ha sido completado, y la Iglesia Cristiana plenamente fundada y establecida, estos dones extraordinarios cesaron.
(La Caridad y sus Frutos, 42-43)

George Whitefield (1714-1770)
Los carismas, los dones milagrosos conferidos a la iglesia primitiva  …desde hace mucho tiempo que cesaron.
(Segunda Carta al Obispo de Londres, Obras, 4:167)

¿Qué necesidad hay de milagros, tales como sanar cuerpos enfermos y devolver la vista a los ciegos, cuando vemos más milagros hacerse cada día por el poder de la Palabra de Dios?
(George Whitefield: La Vida y los Tiempos del Gran Evangelista del Avivamiento del Siglo 18, 1:348)

James Buchanan (1804-1870)
Los dones milagrosos del Espíritu hace mucho que fueron retirados. Fueron usados para cumplir con un propósito temporal. Fueron usados como un andamiaje que Dios empleó para la construcción de un templo espiritual. Cuando el andamio no se necesitó más, fue removido pero el templo permanece en pie aún, y es habitado por el Espíritu; porque “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? (1 Cor. 3:16).”
(El Oficio y la Obra del Espíritu Santo, 67)

Robert L. Dabney (1820-1898)
Luego de que la iglesia primitiva fue establecida, ya no existía la misma necesidad de “señales” sobrenaturales, y Dios, que no acostumbra derrochar sus expedientes, las descontinuó. Desde entonces, la Iglesia tendrá que conquistar la fe del mundo mediante su ejemplo y enseñanzas solamente, vigorizada por la iluminación del Espíritu Santo. Finalmente, los milagros, si se volvieran de común ocurrencia, dejarían de ser milagros, y serían considerados por los hombres como ley corriente.”
(La Prelacía, un error, Discusiones Evangélicas y Teológicas, 2:236-37).

Charles Spurgeon (1834-1892)
Querido hermano, honra al Espíritu de Dios como honrarías a Jesucristo si Él estuviera presente. Si Jesucristo morara en tu casa tú no le ignorarías, no seguirías con tus asuntos como si no estuviera allí. No ignores la presencia del Espíritu Santo en tu alma. Te ruego, no vivas como si no hubieras oído si hay un Espíritu Santo. A Él dale tus adoraciones constantes. Da reverencia al prestigioso Huésped que ha tenido a bien hacer de tu cuerpo su morada sagrada. Amalo, obedécele, adórale!
Ten cuidado de no imputar las vanas imaginaciones de tus fantasías a Él. He visto al Espíritu de Dios vergonzosamente deshonrado por personas – espero que estaban locos – que han dicho que han tenido esto y aquello revelado a ellos. No ha pasado sobre mi cabeza, desde hace algunos años, una sola semana en la que no me han molestado con las revelaciones de hipócritas o maniacos. Semi-lunáticos son muy aficionados a venir con los mensajes del Señor para mí y puede salvarles de algunos problemas si les digo de una vez por todas que no voy a poner atención a ninguno de sus mensajes estúpidos.
… Nunca sueñes que eventos se revelan a ti desde el Cielo, o puedes llegar a ser como esos idiotas que se atreven a imputar sus locuras flagrantes al Espíritu Santo. Si sientes que tu lengua te pica para decir tonterías, sígueles su rastro al diablo, no al Espíritu de Dios. Lo que ha de ser revelado por el Espíritu para que cualquiera de nosotros ya está en la Palabra de Dios – Él no añade nada a la Biblia, y nunca lo hará. Que las personas que tienen revelaciones de esto, aquello y lo otro, vayan a la cama y vuelvan en sí. Sólo me gustaría que sigan el consejo y ya no insulten al Espíritu Santo colocando sus tonterías ante Su puerta.
(Sermón titulado, “El Paracleto,” El Púlpito del Tabernáculo Metropolitano, 1872, 18:563)

Habían alcanzado la cumbre de la piedad. Habían recibido “los poderes del siglo venidero.” No dones milagrosos, que nos son negados en estos días, pero todos esos poderes con los que el Espíritu Santo dota a un cristiano.
(Sermón titulado, “La Perseverancia Final,” El Púlpito de New Park, 1872, 2:171)

Aquellas obras del Espíritu Santo que son concedidas en nuestra época a la Iglesia de Dios, son en todo sentido tan valiosas como los dones milagrosos iniciales que ya no están con nosotros. La obra del Espíritu Santo, por medio de la cual los hombres son resucitados de su muerte en el pecado, no es inferior al poder que llevó a los hombres a hablar en lenguas.”
(Sermón titulado, “Recibiendo el Espíritu Santo,” El Púlpito del Tabernáculo Metropolitano, 1884, 30:386)

Como resultado de la ascensión de Cristo al cielo, la iglesia recibió apóstoles, los hombres que fueron seleccionados como testigos porque habían visto personalmente al Salvador, un oficio que necesariamente se extinguió, y con razón, porque el poder milagroso también es retirado. Fueron necesarios de manera temporal, y fueron dados por el Señor ascendido como opción legada. Profetas, también, estaban en la iglesia primitiva.
(Sermón titulado, “La Ascensión de Cristo,” El Púlpito del Tabernáculo Metropolitano, 1871, 17:178)

Debemos tener a los paganos convertidos, Dios tiene millares de Sus elegidos entre ellos, debemos ir y  buscar por ellos de alguna manera u otra. Muchas dificultades están eliminadas ahora, todos los países están abiertos para nosotros, y la distancia es casi aniquilada. Es cierto que no tenemos las lenguas pentecostales, pero las lenguas son ahora fácilmente adquiridas, mientras que el arte de la imprenta es un equivalente completo por el don perdido.
(“Adelante,” en Un Ministerio en Todo, 55-57)

George Smeaton  (1814-1889)
Los dones sobrenaturales o extraordinarios fueron temporales, y destinados a desaparecer cuando la iglesia debió ser fundada y el canon inspirado de la Escritura cerrado, porque eran una prueba externa de una inspiración.
(La Doctrina del Espíritu Santo, 51)

Abraham Kuyper (1837-1920)
Por tanto, los carismas deben ser considerados en un sentido económico. La Iglesia es una gran familia con muchas necesidades, una institución que se ha hecho eficiente por medio de muchas cosas. Ellos son a la Iglesia lo que la luz y el combustible son al hogar, no existen para sí mismos, sino para la familia, y para ser puestos a un lado cuando los días son largos y cálidos. Esto se aplica directamente a los carismas, muchos de los cuales, dados a la Iglesia apostólica, no están al servicio de la Iglesia de nuestros días.
(La Obra del Espíritu Santo, 182)

William G. T. Shedd (1820-1894)
Los dones sobrenaturales de inspiración y milagros que poseyeron los apóstoles no fueron continuados para sus sucesores ministeriales, puesto que ya no eran más necesarios. Todas las doctrinas del Cristianismo habían sido reveladas a los apóstoles, y habían sido entregadas a la iglesia en forma escrita. No había más necesidad de una posterior inspiración infalible. Y las credenciales y autoridad dadas a los primeros predicadores del Cristianismo en actos milagrosos, no requerían repetición continua de una edad a otra. Una edad de milagros debidamente autenticados es suficiente para establecer el origen divino del evangelio. En un tribunal humano, no es necesaria una serie indefinida de testigos. “Por boca de dos o tres testigos,” los hechos se establecen. El caso que ha sido cerrado no volverá a abrirse.
(Teología Dogmática, 2:369)

Benjamin Warfield (1887- 1921)
Estos dones… eran parte de las credenciales de los Apóstoles como los agentes autorizados de Dios en la fundación de la iglesia. Su función por lo tanto se limita distintivamente a la iglesia apostólica y ellos necesariamente terminaron con ella.
(Milagros Falsos, 6)

Arthur Pink (1886-1952)
Así como hubo oficios extraordinarios (apóstoles y profetas) en el comienzo de nuestra dispensación, también hubo dones extraordinarios; y como no hubo sucesores designados para estos oficios extraordinarios, tampoco hubo intención de continuar esos dones extraordinarios. Los dones dependían de los oficios. No tenemos más a los apóstoles con nosotros, y por consiguiente los dones sobrenaturales, la comunicación de los cuales constituyó parte esencial de las señales de un apóstol (2 Cor. 12:12), están ausentes.
(Estudios en las Escrituras, 9:319)

Martyn Lloyd Jones (1899-1981)
Pero una vez que estos documentos del Nuevo Testamento fueron escritos el oficio de profeta ya no era necesario. De ahí que en las epístolas pastorales que se aplican a una etapa posterior en la historia de la Iglesia, cuando las cosas se habían vuelto más establecidas y fijas, no hay ninguna mención de profetas. Está claro que incluso para entonces el oficio de profeta ya no era necesario, y el llamado era para los maestros y pastores y otros, para exponer las Escrituras y transmitir el conocimiento de la verdad.
Una vez más, debemos señalar que a menudo en la historia de la Iglesia el problema había surgido porque la gente pensaba que eran profetas en el sentido del Nuevo Testamento, y que habían recibido revelaciones especiales de la verdad. La respuesta a eso es que en vista de las Escrituras del Nuevo Testamento no hay necesidad de verdad adicional. Esa es una proposición absoluta. Tenemos toda la verdad en el Nuevo Testamento, y no hay necesidad de revelaciones adicionales. Todo ha sido dado, todo lo que es necesario para nosotros está disponible. Por lo tanto, si un hombre asegura haber recibido una revelación de una verdad nueva debemos sospechar de él de inmediato…
La respuesta a todo esto es que la necesidad de profetas termina una vez que tenemos el canon del Nuevo Testamento. Ya no necesitamos revelaciones directas de la verdad, la verdad está en la Biblia. Nunca debemos separar el Espíritu y la Palabra. El Espíritu nos habla a través de la Palabra, de modo que siempre hay que poner en dudar y cuestionar cualquier supuesta revelación que no es totalmente coherente con la Palabra de Dios. De hecho, la esencia de la sabiduría es rechazar por completo el término “revelación” en la medida que a nosotros respecta, y hablar sólo de “iluminación.” La revelación ha sido dada una vez por todas, y lo que necesitamos y lo que por la gracia de Dios podemos tener, y tenemos, es la iluminación por el Espíritu para entender la Palabra.
(La Unidad Cristiana, 189-91)

Nota: La mayoría de las citas fueron extraídas del libro, “Strange Fire” (Fuego Extraño) de John MacArthur.

Anuncios

6 comentarios to “El Cesacionismo y la Historia de la Iglesia”

  1. Alejandro Campoy marzo 25, 2018 a 12:11 pm #

    Amén hermano, también corre para mí por eso le agradezco su respetuosa conversación y desde ya el material.

  2. Alejandro Campoy marzo 21, 2018 a 3:07 am #

    Dios les bendiga es para mi admirable el tiempo y el esfuerzo que dedican en investigar y publicar todo este material de grandes siervos de Dios en todas las épocas.
    Sin embargo debo decir que grandes hombres de Dios se han equivocado en sus apreciaciones sobre algunos temas (es el caso de los de la circuncisión y los primeros cristianos) que provocaron discusiones y debates en los concilios de la iglesia.

    Lo que Jhon Macarthur expone como verdades teológicas y escriturales ,son las apreciaciones de grandes hombres de Dios sobre un tema como el de los Dones carismáticos.
    Creo que el adherir a una teología por mi origen, estudios,tradición , etc, y luego acomodar toda la escritura a esa elección es hipócrita y quien haga de ello una forma de predicar y vivir se constituye en un falso maestro, y comparado con las palabras de Anthoni Flew , de “seguir las pruebas hasta donde ella nos lleven ” ,es una mirada muy obtusa por no decir obstinadamente ciega de las verdades biblicas, usando cualquier apoyo para sostener mi posición, ( sigo pensando que los autores y predicadores citados en el fragmento de “Fuego extraño” son hombres de Dios icónicos , dije ” hombres “)
    Soy un humilde pastor pentecostal ( de los que tanta risa y pena les causan a los teólogos)
    Trabajo con mis manos para ganar mi sustento y ayudar a costear la construcción de un templo en un barrio muy alejado de los grandes seminarios y muy cerca de la muerte por consumo , violencia y otros males que aquejan a la sociedad en la que vivo trabajo y predico.
    No tengo ambiciones de llenar estadios ni enriquecerme , si de formar ministros y predicadores fieles a la verdad de la Palabra.
    Creo en la operación de milagros a travéz de la acción de los dones carismáticos, aunque como usted repudio a charlatanes y fabricantes de milagros como los que son mencionados aqui como carismáticos.
    A mis catorce años pude observar un inquietante silencio en los comentarios de una biblia de Scofield , al llegar a Hechos 2:39 “para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” , y comence entonces a buscar una adecuada y cencilla respuesta para pasajes como 1 Cor 13 :9-12 . y otros, pero solo encontré respuestas basadas en los padres de la iglesia , el parecer u opinión de predicadores y teologos afines a la cesación, parábolas muy bien elaboradas , pero nunca verdades tan simples y claras como las que aparecen en solamente estos dos pasajes, que armonizan perfectamente con la serena y firme forma de comunicar verdades eternas(como el nuevo pacto y sus promesas o si prefiere la sencillez de la interpretación dispensacionalista de las cartas a la humilde y perseguida Filadelfia como a la rica y orgullosa Laodicea que vivia entre la opulencia.)
    Pero la razón por la que creo en los dones es que como los primeros cristianos algunos de nosotros (los carismáticos ) seguimos siendo ” sin letras y del bulgo” “cobardes negadores” “incrédulos exigidores de pruebas ” “violentos perseguidores” que para ser cambiados y escuchados por la gente, hemos tenido que ser transformados enérgicamente (enérgema) por el poder (dunamis) del Espíritu Santo , obrando a travéz de los dones Carismáticos.
    Tal vez sea por esa dependencia, tan distinta de la autosuficiencia LAODICEANA , que he podido ver tantos milagros en pequeñas casa con gente nesecitada y desauciada por la ciencia médica y cómodamente hecha a un lado por gente que usa la soberana boluntad de Dios como una frase hecha para ocultar su incredulidad e incapacidad para ” ser testigos”, como Ricardo Delgado de 9 años ,sanado de leucemia en etapa terminal en el Hospital Emilio Civit de Mendoza o como Belén Campoy que perdió toda la dentadura en un accidente automovilistico y la visión de su ojo izquierdo y hoy me sonrríe todos los días con su dentadura completa y sus ojitos llenos de vida, o Felipe Cosimano que luego de haber bebido alcohol durante treinta años fue sanado de sirrosis , pero bueno , siendo como soy un ignorante carismático fundamentalista espero que gente “sabia y entendida” me resuelva sencillamente con una explicación adecuada a un “niño” lo de hechos 2:39 y 1 Cor 13:9-12 .
    Aclaro que mis expresiones en el primer párrafo son veraces y cinceras
    Dios les Bendiga

    • rodrigoavilaleal marzo 22, 2018 a 11:01 pm #

      Hermano,
      Segun lo que dices, noto que no entiendes bien lo que el cesacionismo ensena. El cesacionismo niega que hoy esten vigentes los DONES milagroso y no asi los milagros. Dios sigue haciendo milagros pero ya no existen los milagreros. John MacArthur escribio todo un libro en donde explica detalladamente y biblicamente su posicion. Solo uno de los capitulos de ese libro esta dedicado a lo que dijeron hombres reconocidos en la hisotria de la iglesia sobre este tema. Tengo algunos recursos que te pueden ayudar. Si me das tu email te los puedo mandar.

  3. paulojarieu octubre 28, 2013 a 1:55 pm #

    Reblogueó esto en El teologiyo.

    • Alejandro Campoy marzo 24, 2018 a 2:06 am #

      Bendiciones mi hermano .

      Entiendo lo que el cesacionismo propone teologicamente y la diferencia entre un milagro y los milagros operados por el Espíritu Santo a travéz de algún don carismático, como lo dije en el tercer párrafo de mi primer conversación.
      Y sigo afirmando que aunque respete la talla de los grandes hombres de Dios, que sus afirmaciones no pueden ser tomadas como una base teológica.
      Lo que quise decir y perdón si no fui claro es que nuestro deber a la hora de pronunciarnos sobre algo tan importante, es dejar de lado nuestro origen confesional, formativo, o tradición, para seguir lo que el Espíritu de la Palabra dice hasta donde quiera que nos lleve.
      Si esto hubieran hecho los lideres judíos contemporáneos a Cristo se hubieran convertido en sus discípulos muchos mas que solo Nicodemo y algunos de los fariseos, pero prefirieron ver a Cristo a travéz de sus tradiciones , enseñanzas e intereses políticos antes que a travéz de las escrituras.
      Y pregunto está usted seguro de que el material escrito sobre este tema está libre de algunos de estos vicios de la interpretación.
      Habría escrito lo mismo Agustín de Hipona sin la influencia de Platón y
      Socrates o la Metafísica?
      Habría pensado lo mismo Charls Spurgion si no hubiera nacido dentro de un mundo dominado por la teología Bautista?
      Habrían tratado Wescott y Horn al texto receptus distinto si no hubieran sido lo que realmente eran y fueran realmente amantes de la Palabra de Dios?
      Nuevamente me pronuncio asqueado de los falsos pentecostales , pero me preocupa tanto interés por presentarlos como carismáticos por parte de hombres respetables como el hermano Macarthur.

      mi mail es dantealej@hotmail.es y estaré esperando el material que quiera compartir, pues me interesa la buena lectura aún cuando no comparta las conclusiones, de algunos temas
      Dios te bendiga y bendiga el trabajo que haces

    • rodrigoavilaleal marzo 25, 2018 a 4:27 am #

      Espero que entiendas que lo que dices sobre dejar las tradiciones y confesiones cuando estas van en contra de las Escrituras, corre para ti tambien. Soy cesacionista porque es lo que claramente lo que la Biblia afirma. Todos los cesacionistas que he leido, de distintas tradiciones y confesiones, han presentado sus argumentos basados en la Biblia y en nada mas. El argumento historico es solo una confirmacion.
      Te voy a mandar el material.
      Dios te bendiga

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: